El Real Madrid tiembla en su asalto a la cima

Los blancos son incapaces de batir al Betis por tercera campaña consecutiva en el Bernabéu y desaprovechan la ocasión de colocarse líderes en solitario

Efe
Colpisa

El Real Madrid desaprovechó una fantástica oportunidad de recuperar el mando en solitario de la Liga, empatando contra el Betis horas después de que el Barcelona cayese ante el Levante y le dejase pista libre para asaltar la cima. Ni el mejor partido de Hazard desde que se convirtió en el jugador franquicia de los blancos le sirvió a su equipo para sumar la que hubiera sido su tercera victoria consecutiva antes de un choque crucial para su futuro en la Champions ante el Galatasaray.

Se le sigue resistiendo a Zidane esa racha, necesaria para reforzar la moral de un plantel al que le sigue faltando fiabilidad, seco de nuevo frente al Betis por tercera campaña seguida en el Bernabéu, aunque esta vez evitó una afrenta que sí completaron los verdiblancos en sus dos visitas anteriores. Con la pólvora mojada después de la goleada al Leganés y tirando por la borda un primer cuarto de hora de dominio absoluto que hacía difícil bosquejar el devenir posterior del choque, el Real Madrid acabó incluso sufriendo ante el cuadro de Rubi, que tuvo los tres puntos a tiro en un zurriagazo de Fekir que repelió Courtois cuando la grada mascaba aún su enfado con el árbitro tras un posible penalti por mano de Feddal que ni el murciano ni el VAR concedieron, aunque también pudo llevarse el botín de acertar Sergio Ramos en un taconazo del que tampoco pudieron sacar rédito Varane y Jovic en boca de gol con Joel ya superado.

Afirma Zidane que no tiene un plan A, B o C, pero el paso de los partidos demuestra que ha encontrado su equipo tipo. Tras dos choques repitiendo once, sólo introdujo dos cambios para confrontar a un Betis plagado de centrales que reconvirtió a Bartra en mediocentro por las bajas de Carvalho y Javi García. Entró Mendy por Marcelo y Modric regresó por Valverde. El balcánico firmó de inmediato una acción digna del genio que es, dejando pasar entre las piernas un pase de Carvajal al espacio que recogió Benzema para probar a Joel. Primer detalle de calidad al que se sumaría enseguida Hazard con una de sus diagonales marca de la casa para superar al arquero, aunque el belga partió en fuera de juego y el VAR impidió que el tanto subiese al marcador. Dueño de la pelota, ordenado y dinámico en los desmarques ante un Betis tibio en la presión, el Real Madrid atacaba por entonces con soltura. Hazard se desplegaba por todo el frente de ataque, más desenvuelto a medida que avanzan las semanas y luciendo el cambio de ritmo que marca diferencias. Benzema descargaba, Kroos se asomaba al área y Rodrygo se fajaba con quien fuera. De más a menos El conjunto de Rubi pasó el primer tramo a merced del rival, sometido por un equipo que disfrutaba al primer toque. Apenas un disparo demasiado curvado de Fekir provocó algo de zozobra a Courtois antes de que el Madrid disminuyese la intensidad y permitiese crecer a los verdiblancos. Amenazaron entonces los visitantes, fiados a la calidad de Fekir y que pudieron marcar en un balón aéreo que se comió el cancerbero del Madrid. Se alió la suerte con la escuadra de Zidane para que el remate posterior se marchase desviado, pero ya estaba avisada del riesgo de bajar la presión ante un adversario acuciado por su delicada situación clasificatoria.

Más vulnerable en la medular con Modric que con Valverde aunque también con mayor creatividad, el Madrid desaprovechaba los mejores minutos de Hazard desde que viste de blanco, con Sergio Ramos estrellando contra Joel un remate a bocajarro tras un pase exquisito con el pecho de Benzema y Courtois corrigiendo a tiempo para sacar lo que hubiese sido un golazo de Loren, preludiado el disparo del marbellí por un error de bulto de Varane. El francés tuvo una noche de lo más deslucida, aunque Zidane sigue sin dar vuelo a Militao pese a que su compatriota arrastra ya varias actuaciones grisáceas.

Plano Necesitaba más verticalidad el Real Madrid, plano tras ese primer cuarto de hora inicial en el que pudo ajusticiar al Betis. Rodrygo tuvo la primera buena de los blancos ya avanzada la segunda parte aunque el disparo topó con un zaguero verdiblanco. Mucho más clara fue la de Mendy en un mano a mano con Joel que el ex del Lyon mandó fuera con todo a favor. El galo cumple en defensa pero sigue tímido en ataque, la antítesis de Marcelo.

Relevó Zidane a Rodrygo por Vinicius en pos de esa electricidad que demandaban los locales, pero el ex del Flamengo sigue atribulado en la banda derecha, aunque una incursión suya en la que acabó por los suelos pugnando con Sidnei sembró la duda de un posible penalti que Sánchez Martínez no estimó, como tampoco atendería luego la reclamación de la mano de Feddal que dará munición a los blancos para la polémica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Real Madrid tiembla en su asalto a la cima