Tokio 2020 desplaza la prueba olímpica de maratón a Sapporo por el calor

El comité organizador califica de abrupta la decisión del COI de llevarse la prueba a la localidad norteña, que registra una media histórica de cinco o seis grados menos de temperatura en las fechas previstas


La organización de los JJOO Tokio 2020 se comprometió este viernes a cooperar con el Comité Olímpico Internacional (COI) para organizar «lo antes posible» el maratón olímpico en Sapporo, tras la polémica medida de trasladar la prueba a esa ciudad norteña. El presidente del comité organizador de Tokio 2020, Yoshiro Mori, recalcó hoy la «sorpresa» que supuso la «abrupta» decisión del COI de llevar a la ciudad norteña una de las pruebas reinas de atletismo, pero también llamó a «cooperar entre todas las partes para que los Juegos sean un éxito», en una rueda de prensa. En una serie de reuniones celebradas desde el miércoles en Tokio, los organizadores nipones accedieron a acatar la medida planteada por el COI hace dos semanas, aunque la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, volvió a dejar claro que no están contentos con el traslado y que se trata de «una decisión tomada sin consenso».

El traslado a Sapporo del maratón masculino y femenino y de las pruebas de marcha tiene como objetivo «proteger la salud de los atletas», debido a que en esa ciudad de la isla septentrional de Hokkaido las temperaturas veraniegas durante el día son hasta cinco o seis grados más bajas durante el día en Tokio, según el COI.

Mori anunció que los responsables de Tokio 2020 y del COI realizarán «tan pronto como sea posible» una visita a Sapporo para reunirse con autoridades locales y acelerar los preparativos de las carreras en dicha ciudad ubicada a unos 800 kilómetros al norte de la capital, cuando restan menos de nueve meses para los Juegos. «Teniendo en cuenta que el tiempo es muy limitado, tenemos que ser muy eficientes en la preparativos y en los gastos», dijo el responsable del comité organizador en una comparecencia ante los medios tras la reunión. Por su parte, el presidente de la comisión coordinadora de los JJOO del COI, John Coates, volvió a pedir la «comprensión» de los tokiotas ante la «decepción» que ha podido suponer el traslado del maratón y la marcha, las únicas pruebas de los JJOO abiertas a todo el público sin necesidad de pagar entrada. «Queremos que solo haya buenos recuerdos de Tokio, después del gran trabajo que se está haciendo (...) No nos gustaría que se repitan escenas como las que vimos en Doha», dijo Coates en alusión a lo sucedido en el Mundial de Atletismo celebrado en Catar, donde algunos atletas se desmayaron por el calor.

Resta por definir cómo se cubrirán los costes del traslado de los eventos, después de que el COI y los organizadores nipones acordaran que los cargos no correrán a cargo de Tokio, que además pagó ya una serie de medidas específicas para mitigar el calor en las calles de la ciudad de cara un maratón que finalmente no acogerá. «Primero, queremos ver cuánto costará el traslado. Luego veremos cómo se financiará», dijo Coates al ser preguntado en rueda de prensa por esta cuestión.

Kipchoge firma una conquista de la especie humana

Isidoro Hornillos

La gesta de Eliud Kipchoge, primer atleta que baja de las dos horas en una maratón (1h 59m 40s), estimula, una vez más, el debate sobre los límites físicos del hombre. Desde hace 250.000 años la habilidad de caminar y correr ha sido vital para la subsistencia de la especie humana. Por ello correr, tan de moda como ejercicio físico en la actualidad, supone una pulsión primitiva incrustada en nuestros genes.

Investigaciones científicas constatan que durante el largo recorrido de la evolución, el ser humano salió favorecido frente a otras especies de animales ya que somos el único mamífero homínido que ha mejorado, aparte de la cognitiva, su capacidad aeróbica, vital en esfuerzos prolongados. Además, las adaptaciones del Homo sapiens, en relación a otros parientes más cercanos como los neandertales, permiten un diseño más apto para correr, pero también mayor sufrimiento de la mujer durante el parto. La mayor anchura de la cadera ha posibilitado que la musculatura responsable de la locomoción bípeda pueda alinearse lateralmente para provocar estabilidad sobre las dos piernas y poder mantener el equilibrio sobre una sola.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tokio 2020 desplaza la prueba olímpica de maratón a Sapporo por el calor