Nirmal Purja, el milagroso reto de ascender 14 ochomiles en seis meses

Este nepalí renunció a su carrera militar e hipotecó su casa para hacer historia: ha conseguido su objetivo rodeado de polémica por usar oxígeno, cuerdas fijas e incluso traslados en helicóptero entre campos base


COLPISA

14 ochomiles en sólo 190 días. El increíble registro lo ha conseguido Nirmal Purja, un nepalí de 36 años que abandonó la carrera militar en las unidades Gurkhas del ejército británico e hipotecó su casa para entregarse en cuerpo y alma a este proyecto: conseguir llegar a las 14 cimas del mundo en menos de siete meses. Completó su reto Project possible 7/14 en el Shisha Pangma (8.027 metros), después de muchas trabas burocráticas. «¡Misión cumplida!», publicó Purja en sus redes sociales. Al principio, muchos pensaban que la hazaña era física y logísticamente imposible y todo el mundo se reía de mí. Es necesario tener confianza en la propia capacidad y tener un estado de espíritu positivo, porque a veces las cosas pueden ir mal. Los planes no se desarrollan como a uno le gustaría pensar. Pero, pese a todo, uno puede hacer posible lo imposible«, declaró Purja antes de partir hacia la cumbre tibetana.

View this post on Instagram

United we conquer ! Here is to The A-team 🙌🏼 . .(Climbing team ) @mingma_david_sherpa , @gesmantamang , @geljen_sherpa_ @zekson_srpa ,Halung Dorchi . . . The journey of 14/7 has tested us all the way though at many levels. Together we have been through so much, we climbed not only as a team but as brothers with one sole goal to make the impossible possible pushing the human limitations to next level. Now, the BROTHERHOOD that we share between us is even STRONGER ! . . #trust #brotherhood #team . . 14/14 ✅ #14peaks7months #History . . #nimsdai #BremontProjectPossible ‬ #dedication #resilience #extremehighaltitudemountaineering #uksf #extremeoftheextreme #nolimit #silxo #ospreyeurope #antmiddleton #digi2al #adconstructiongroup #omnirisc #summitoxygen #inmarsat #thrudark #gurkhas #sherpas #elitehimalayanadventures #alwaysalittlehigher

A post shared by Nirmal Purja MBE - Nimsdai (@nimsdai) on

Al igual que sucedió con Eliud Kipchoge cuando corrió en Viena un maratón en menos de horas, un récord no homologado al no ser una competición oficial de atletismo, no faltan los que critican a Purja por la manera de conseguir su meta. Si al atleta africano le acusan de aprovecharse de vehículos y liebres, además de avituallamientos especiales y unas zapatillas mágicas que aumentan un 4% la velocidad, en el caso del montañero han sido los medios para alcanzar el objetivo: oxígeno, cuerdas fijas y vías convencionales, un equipo de cuatro sherpas y traslados en helicóptero entre campos base. Gracias a todo ello ha sido capaz de lograr este sprint montañoso que le ha hecho subir al Everest y al Lhotse -en menos de once horas y hacer una foto viral que mostró el atasco en la cima del mundo- y encadenar 11 techos en 94 días. Este exsoldado de élite, desde 2018 Caballero de la Orden del Imperio, empezó su reto el 23 de abril en el Annapurna tras encontrar la financiación con una campaña de micromecenazgo en la que logró algo más de 36.000 euros. Fue completando techos de manera exprés. Un ochomil tras otro. En septiembre, tras un parón después de completar las montañas de Pakistán en julio, ascendió en cuatro días el Cho Oyu y el Manaslu, dos de los técnicamente más sencillos. El Shisha Pangma era su última barrera, pero estaba cerrado por las autoridades chinas por motivos de seguridad. Purja demostró tener recursos y no sólo económicos. La diplomacia nepalí le ayudó para obtener un permiso especial -antes de que en noviembre empeorase la climatología, y después de que se hubiese celebrado el Día Nacional de la República Popular el pasado 1 de octubre-, para afrontar la última montaña que le faltaba, que le esperaba repleta de nieve en el postmonzón. Pese a los vientos de más 90 kilómetros por hora y una avalancha camino del campo 1, hizo cumbre.

Nadie niega a Purja que a nivel logísitico es impresionante hacer todas las cimas en menos de un año. Eso sí, algunos habituales de la montaña, como el polifacético Kilian Jornet, consideran que, aunque pueda ser una fuente de inspiración, sobre todo para alpinistas nepalíes, pervierte la esencia del alpinismo clásico que también reprueban que cuando se comenzaron a conquistar los ochomiles algunos montañeros tomasen morfina. «Es más seguro y requiere menos esfuerzo. Yo prefiero valorar ir con un estilo. Intentar subir por mí mismo, aunque no se consiga el objetivo», reflexiona cuando se le recuerda la diferencia respecto al récord anterior el catalán, que compite en esquí de montaña y carrera de montaña y que felicitó a Purja en las redes sociales, Y es que en el 2013 el surcoreano Kim Chang-Ho cumplió su objetivo, sin oxígeno, en siete años, diez meses y seis días para superar el del polaco Jerzy Kukuczkaby, que había completado la hazaña en un mes y ocho días más. «Es impresionante lo que ha conseguido, pero desde un punto de vista estrictamente personal, creo que en el siglo XXI la verdadera excelencia de un 8.000 es cuando lo haces sin oxígeno suplementario. Mira, ese sería un buen reto. Los 14 sin oxígeno en un año. Algo así realmente merecería la pena ser visto», propone Alex Txikon, que anima a Purja a intentar como él coronar el K2 en temporada de invierno, algo que aún el vasco no ha podido conseguir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Nirmal Purja, el milagroso reto de ascender 14 ochomiles en seis meses