Tiger Woods, a siete hoyos de la victoria y de un nuevo récord

Encarrila el triunfo en Japón, con lo que sumaría 82 títulos del circuito de la PGA e igualaría el hito que fijó Sam Snead en 1965


Nada de lo que ha sucedido esta semana en Japón ha sido normal. Ni la primera jornada, con 64 golpes de Tiger Woods, después de tres bogeys en las primeras calles y nueve birdies en las 14 últimas; ni la segunda, suspendida por las lluvias torrenciales; ni la tercera, con otro 64 (-6) de Tiger en un día a puerta cerrada por motivos de seguridad; ni la de este domingo, un domingo que no cerró el Zozo Championship, en el Accordia Golf Narashino Country Club de Chiba, pero sí dejó el redoble de tambores listo. Porque el estruendo final debe sonar este lunes, al igualarse un récord de otra época. Woods afronta esta mañana siete hoyos, una anécdota en el contexto de su mastodóntica trayectoria, con tres golpes de ventaja sobre Hideki Matsuyama, seis sobre Gary Woodland y siete sobre Rory McIlroy. Lo que se dice un trámite.

Sam Snead construyó su récord de 82 títulos —incluidos siete grand slams— entre 1936 y 1965, cuando cerró su cuenta a sus 53 años. Woods acaricia el hito al tiempo que ha sumado 15 majors en un período más corto, entre 1997 y el 2019, ahora que tiene 43 años. Para los analistas, otra diferencia resulta clave, la mayor competitividad del golf de hoy.

«Si hago lo que se supone que debo hacer, conseguiré la victoria, y será la número 82. Pero mi objetivo principal es hacer mi trabajo», indicó este domingo Woods, para retomar a continuación, siempre cerebral, un frío análisis de la situación desde la primera calle a la que se enfrenta, la 12: «Es uno de los pares 4 más difíciles del campo, con 490 yardas [448 metros]. Hay que jugar muy largo, y además la bandera es muy complicada, en la esquina superior derecha. Mi trabajo pasa por empezar bien el día».

Woods abrió la temporada en Japón de forma brillante. Sobre todo, porque solo pasaron dos meses desde que se sometió a una artroscopia en su rodilla izquierda. Una operación menor, pero un zurcido más en un cuerpo machacado por cuatro operaciones de espalda y ya cinco de rodilla. Los retrasos en el Zozo Championship le obligaron, además, a jugar el domingo 29 hoyos seguidos.

«No es fácil jugar tanto, teniendo en cuenta que no hace tanto tiempo desde mi última cirugía, pero he aguantado bastante bien», indica Tiger, que acaricia su título 82 a una edad en la que la mayoría de golfistas ya solían encarar el declive. En su caso, cada título supone un acontecimiento. No gana desde que en abril logró su decimoquinto grand slam, su quinto Masters de Augusta. Este lunes debe igualar otro récord. El sino de una carrera de leyenda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Tiger Woods, a siete hoyos de la victoria y de un nuevo récord