Marc Márquez, cada vez más tirano, también gana en Australia

Forzó el error de Maverick Viñales en la última vuelta para adjudicarse la undécima victoria de la temporada


Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) no cede un ápice frente a sus rivales, a los que va camino de tiranizar tras forzar en Phillip Island el error del también español Maverick Viñales (Yamaha YZR M 1) en la última vuelta para adjudicarse la undécima victoria de la temporada con su triunfo en el Gran Premio de Australia de motoGP.

Viñales se situó líder de la carrera en la décima vuelta y ahí aguantó hasta el inicio de la última vuelta, cuando en la misma recta de meta y por velocidad le superó como una exhalación la Repsol Honda de Márquez, pero el de Yamaha no quiso arrojar la toalla y en la bajada posterior a la curva de Lukey Heights intentó superar a su rival y los neumáticos de su moto no aguantaron el esfuerzo.

El resultado, Viñales salió por los aires y su moto deslizándose a toda velocidad y dando vueltas de campana para acabar literalmente destrozada por los impactos.

El italiano Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1) sorprendió a todos con una fulgurante salida que le permitió llegar líder a la curva de final de recta, perseguido por el británico Cal Crutchlow (Honda RC 213 V) y el italiano Andrea Iannone (Aprilia RS-GP), con Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) en la cuarta plaza y el autor de la «pole position», Maverick Viñales (Yamaha YZR M 1) sexto.

No tardó la carrera en perder a dos de sus protagonistas pues el italiano Danilo Petrucci (Ducati Desmosedici GP19) que entró completamente colado en la segunda curva, perdió el control de su moto e impactó con su cuerpo contra el francés Fabio Quaratararo (Yamaha YZR M 1), quedando ambos inmediatamente fuera de carrera aunque sin daños que lamentar, salvo los que ya arrastraba el francés desde la caída de los primeros entrenamientos libres del viernes en Phillip Island.

Rossi aguantó al frente de la carrera las tres primeras vueltas, aunque en la segunda hasta cinco pilotos rodaron en vuelta rápida buscando su mejor sitio y fue en la siguiente, al principio del cuarto giro, cuando tanto Crutchlow como Iannone superaron al campeón italiano, que ya tenía tras su rebufo a su compañero de equipo Maverick Viñales y a Marc Márquez.

Andrea Iannone consiguió superar a Crutchlow durante la cuarta vuelta, pero la mayor velocidad de la Honda respecto a la Aprilia le permitió recuperar la primera plaza sobre la misma línea de meta al comienzo de la quinta vuelta.

Fue en esa vuelta, la quinta, cuando el piloto de Repsol Honda superó a Iannone y se puso tras la estela del británico, en tanto que Viñales intentaba hacer lo mismo para superar a Iannone, quien no contento con la situación le devolvió el adelantamiento a Márquez en una valiente acción durante la sexta, en la que su compañero Aleix Espargaró también dio buena cuenta de Rossi.

Crutchlow, vencedor en 2016 en Australia, intentó escaparse de todos sus rivales pero nuevamente por velocidad la Repsol Honda de Márquez superó a Iannone al inicio de la séptima vuelta para intentar alcanzar al británico, que había conseguido unos metros de ventaja, mientras que Viñales se las veía y deseaba para adelantar a Andrea Iannone, que aguantó varios ataques del español hasta que este consiguió su objetivo mediado el octavo giro.

En la novena vuelta Viñales ya estaba tras la estela de Crutchlow después de haber superado a Márquez, que tras su rebufo llevaba a los dos pilotos de Aprilia, Iannone y Espargaró, y a Alex Rins al manillar de la Suzuki GSX RR, con Rossi en la séptima posición metido de lleno en ese grupo de siete en el que también estaban el italiano Andrea Dovizioso (Ducati Desmosedici GP19), el australiano Jack Miller (Ducati Desmosedici GP19) y poco después se sumó a ellos el también italiano Francesco Bagnaia (Ducati Desmosedici GP19)

Una vuelta más tarde Viñales ya era líder y Márquez también había superado a Crutchlow, sabedor de que el piloto de Yamaha podía iniciar en ese momento su intento de escapada en solitario camino de la que sería su segunda victoria del año.

Ambos, Viñales y Márquez, se destacaron rápidamente de Crutchlow, quien se quedó un poco descolgado en tercer lugar, con un sexteto encabezado por Alex Rins que ya estaba a más de dos segundos.

El piloto de Yamaha protagonizó una nueva vuelta rápida en el decimotercero de los veintisiete giros a los que estaba prevista la prueba, con la clara intención de intentar dejar atrás a Márquez, quien aguantó el tirón inicial.

Viñales y Márquez se escaparon de todos sus rivales, dejando en solitario a Crutchlow en la tercera posición, y con el grupo de siete pilotos peleando por la cuarta plaza pero encabezado buena parte de la carrera por Valentino Rossi.

Los cambios en ese nutrido grupo resultaron una constante, con responsabilidad de líder dentro del mismo para Rossi, también Dovizioso, Rins y hasta Bagnaia o Miller, por lo que dio la impresión de que todo se iba a resolver en las últimas vueltas, como también en lo que a la victoria se refiere.

Márquez había planteado su estrategia para superar a Viñales en la última vuelta y lo consiguió, con los resultados ya conocidos, por lo que Crutchlow heredó la tercera posición y el héroe local, Jack Miller, se encontró de repente con el tercer peldaño del podio en propiedad.

Joan Mir (Suzuki GSX RR) consiguió la quinta posición con Alex Rins en la novena, Aleix Espargaró fue décimo, Pol Espargaró (KTM RC 16) duodécimo y Jorge Lorenzo (Repsol Honda RC 213 V), muy atrás, no entró en los puntos al ser decimosexto. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Marc Márquez, cada vez más tirano, también gana en Australia