De las medallas en los Paralímpicos de Barcelona al vacío en la retirada

Los ourensanos Antonio Cid, José Manuel Prado y Ray Lozano analizan su adiós a la élite de la boccia tras años de competición por todo el mundo


Ourense / La Voz

Antonio Cid se topa a diario con su nombre en una plaza en Xunqueira de Espadanedo. Es un homenaje que se le brindó en el año 2007 por su trayectoria como paralímpico. Pero a Antonio, con 65 años, no le apetece pensar en el pasado. Sigue con su cabeza puesta en la boccia, un juego originario de la Grecia clásica que le llevó al podio en Barcelona 1992. Fue el bello inicio de un periplo jalonado por cuatro Paralimpiadas y varios campeonatos de Europa y del mundo. Pero dijo adiós en el año 2008 y nadie le explicó lo que venía después de competir.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

De las medallas en los Paralímpicos de Barcelona al vacío en la retirada