El Ministerio del Interior vería «razonable» el aplazamiento del clásico y Tebas insiste en llevarlo al Bernabéu

La decisión dependerá de la federación pero se especula con que se pueda mover el partido al 18 de diciembre


El Ministerio del Interior vería «razonable» el aplazamiento del partido de fútbol entre el FC Barcelona y el Real Madrid programado para el sábado 26 de octubre, si bien subraya que se trata de una decisión que ha de tomar la Real Federación Española de Fútbol, han informado este jueves fuentes del departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska.

Ellos son, añaden desde el Ministerio, quienes deben valorar la conveniencia de aplazar el partido, que toca jugar en Barcelona, por motivos de seguridad, teniendo en cuenta los disturbios que se están registrando en la ciudad desde que se conoció la sentencia condenatoria contra los líderes del 'procés'.

El Clásico entre Barça y Madrid está previsto que se juegue el sábado 26 de octubre a las 13.00 horas, doce días después de hacerse pública la sentencia que condena a entre 13 y 9 años de prisión a los líderes del 'procés' independentista por delitos de sedición y malversación. Tras conocerse el fallo de los jueces, se iniciaron las protestas anunciadas por Tsunami Democràtic y que se centraron en la primera jornada, principalmente, en los alrededores del aeropuerto de El Prat.

Preocupa que Tsunami Democràtic haya lanzado un comunicado, luego matizado, para llevar las protestas al 26 de octubre, el día del Clásico, pidiendo además responsabilidades políticas por las cargas de Mossos d'Esquadra y Policía Nacional, que califican de «brutalidad policial».

Oficialmente, están convocadas las llamadas 'Marchas de la Libertad' y una huelga para este viernes. Diferentes plataformas sindicales --entre ellas UGT y CCOO-- anunciaron esta semana que celebrarían una manifestación el mismo sábado que se juega el Barça-Madrid.

Tebas: «El menor daño a la competición es cambiar el orden de los partidos»

Por su parte, el presidente de la la Liga, Javier Tebasconcedió una entrevista a Efe para aclarar lo que ocurrirá con el Clásico del próximo 26 de octubre.

Durante cerca de 15 minutos, el máximo dirigente de la competición española desgrana sus intenciones respecto a un partido que no se podrá jugar debido a los disturbios y la violencia en Barcelona, y cuyo destino lo decidirá el Comité de Competición en los próximos días.

-¿Cómo está la situación del Clásico en estos momentos?

- Está pendiente de la decisión del Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol. Es importante aclarar por qué la Liga empieza el lunes mismo, incluso antes, a trabajar. Ya nos preocupaba lo que pudiera pasar en cualquier partido que se jugase en Cataluña, porque habíamos vivido la experiencia del 1 de octubre y teníamos que prever temas de orden público. Empezamos viendo lo que podía pasar en el Espanyol-Villarreal, por ejemplo. Analizamos, también, el tema del Clásico. Nosotros tenemos un departamento de inteligencia que rastrea foros, que rastrea los entornos digitales y se vio que el Clásico era un lugar especial, delicado por los grupos que están generando violencia en Barcelona para generar conflicto.Lo que hicimos es transmitir nuestra opinión a las más altas instancias del Gobierno de España, porque entendimos que esto no era solo un problema deportivo. Era un problema de seguridad y político. Nosotros consideramos que se podía intercambiar el partido. Si al final había que suspenderlo, había que buscar el menor daño posible a toda la competición. Si no entramos en contacto con los clubes y con la Federación, entonces es porque entendimos que era un problema de seguridad y política. Era un problema de España, en el evento deportivo que quizás tenemos más importante en el mundo del fútbol.

Después de hablar con el Gobierno, el martes por la mañana yo hablé con el Real Madrid. Había una reunión de la comisión delegada de la Liga a las 10 de la mañana y hablé con su director general (del Real Madrid) y le dije hacia dónde estábamos llevando la estrategia del Clásico. En ese momento, el director general del Real Madrid no me dijo nada en contra. Estuvimos seis horas reunidos. No manifestó ningún problema, que no le parecía mala idea.

Ya se hizo público el miércoles a primera hora lo que nosotros pedimos. La sorpresa ha sido la postura del Real Madrid. La del Barcelona la podría esperar.

Ahora veremos lo que decide el Comité. Ahora que es claro que el partido no se puede jugar el 26 de octubre en el Camp Nou, hay que buscar una solución que cause el menor daño a la competición y el cambiar el partido al Bernabéu es la mejor opción para todos.

-Una vez que el Real Madrid rechaza la propuesta, ¿ha vuelto usted a hablar con ellos?

-Es que hablé ayer con el Real Madrid. Ahí me manifestó el no. En una situación tan excepcional en España, lo que tenemos que hacer es facilitar las cosas.

-¿La fecha elegida es el 18 de diciembre?

-Son estas cosas que se filtran, que se dice que dice la federación. Yo no me creo que la federación diga ninguna fecha, porque quien la tendrá que poner en la mesa será el comité de competición porque hay un procedimiento diferente. Ahora nosotros, la Liga, iniciamos un procedimiento de alteración del calendario. En el caso de que no se cambien los partidos, habrá que poner una fecha y eso es otro procedimiento diferente. Hablan de la fecha del 18 de diciembre cuando hay Copa del Rey ese día. Yo creo que si ya ha quedado desierto el concurso de Copa del Rey, si encima le ponen el Clásico, me parece que va a quedar súper desierto. Ese día no puede ser, habrá que sentarse y establecer qué fecha. Espero que el comité decida que se pueda cambiar el orden.

-¿Es completamente imposible el 18 de diciembre?

-Yo creo que sí, porque se juega la Copa del Rey.

-¿Hay consenso con la Federación Española en torno a este tema?

-Es un tema de Estado y nosotros lo que hemos hecho es facilitar al Gobierno esta situación. Creo que es un tema que trasciende el tema deportivo, hay un tema de imagen internacional, de política. Nosotros estamos colaborando con el Gobierno lo máximo posible.

-Las televisiones también tendrán su opinión. No es lo mismo jugar un Clásico un miércoles, por ejemplo, que un sábado.

-Y las televisiones internacionales también. No es lo mismo jugar a la una del mediodía que a las nueve. Las quejas que estoy recibiendo de televisiones del mundo asiático son importantes, porque desde el momento que hacemos los concursos de televisiones internacionales y hablamos con los operadores saben que hay un Clásico que es para Asia y otro para América y este es el de Asia. Pretender cambiarlo y que sea entre semana... el daño es terrible.

Un vez que se decide que no se puede jugar el partido, en nuestra opinión, lo mejor es intercambiar el orden. Siempre hay algún daño. Tema de entradas, patrocinadores que no van a poder venir... Pero el menor daño a la competición es el intercambio, desde luego ponerlo entre semana el daño es... Primero que se consigue el objetivo que quieren los violentos, suspender el partido, y el segundo, el daño que se causa a toda la competición. Espero que el Comité entienda que lo más importante, la seguridad, ya la conseguimos suspendiendo el partido, y lo importante es que el daño menor es cambiar el orden.

-¿Pierde una oportunidad España de unir mediante el fútbol? ¿Es una concesión a los violentos?

-Suspendiendo el partido sí que es una concesión. Si lo que se cambia es el orden, es un tema de seguridad, y nunca una concesión de seguridad es una concesión a los violentos. Estoy seguro de que la Liga, ni ningún club, ni el Gobierno de España, quiere que se convierta el escenario en un pisoteo de los símbolos nacionales. Habría que recordar que el 1 de octubre tuvimos que jugar a puerta cerrada el partido y hubo un espontáneo. No quiero decir con 90.000 el riesgo que corremos.

-¿Y jugar a puerta cerrada es una opción?

-No, porque eso sí que creo que es una concesión al mundo violento.

-¿Qué piensa Javier Tebas de la situación en Barcelona?

-Como español estoy preocupado, pero dentro de la preocupación, con mi cargo, tengo que colaborar con el Gobierno, que es quien tiene la capacidad de avanzar en esa situación y sobre todo en este ámbito que es el que le corresponde, la seguridad de todos los catalanes, y luego también la parte que nos corresponde de la imagen internacional.

-¿En algún momento a alguien se le pasa por la cabeza mover el Clásico a Miami?

-No... Es que ya hemos dicho que el proyecto de jugar partidos en Miami es un encuentro al año, y nunca puede ser en la casa de un súper gran club. Eso conllevaría un lío logístico que no es posible en el fútbol español. Lo que tenemos que hacer es hacerlo con clubes que con el volumen de afición se pueda permitir el desplazamiento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Ministerio del Interior vería «razonable» el aplazamiento del clásico y Tebas insiste en llevarlo al Bernabéu