Madrid y Barça tendrán que acordar otra fecha para el clásico

El 4, el 7 y el 18 de diciembre son los días que baraja el Comité de Competición

Javier Tebas se oponía a que el partido se aplazase hasta el 18 de diciembre porque coincide con la primera eliminatoria de Copa del Rey
Javier Tebas se oponía a que el partido se aplazase hasta el 18 de diciembre porque coincide con la primera eliminatoria de Copa del Rey

Madrid / Colpisa

El primer clásico de la temporada entre el Barcelona y el Real Madrid que se disputará en el Camp Nou no se jugará el próximo día 26 por motivos de seguridad, sino que ambos clubes deberán decidir antes del lunes una nueva fecha. El 4, el 7 y el 18 de diciembre (este último el día preferido por los clubes) son los que baraja el Comité de Competición, que rechazó la solicitud de la Liga de invertir el orden de campos de los clásicos e impuso el retraso del partido, después de estudiar las alegaciones presentadas por ambos clubes, que se negaban a enfrentarse el día 26 en el Santiago Bernabéu, como era el deseo del organismo presidido por Javier Tebas.

La convulsa situación en Cataluña y el clima de tensión que se vive, sobre todo en Barcelona, ha obligado a un aplazamiento aceptado tanto por el club azulgrana como por el blanco en el caso de no poder garantizarse la seguridad el día 26 del presente mes, cuando está convocada en la ciudad condal la gran manifestación de protesta contra la sentencia del procés. El duelo entre el Barça y el Real Madrid correspondiente a la décima jornada de Liga, calificado «de alto riesgo» por la Comisión Antiviolencia, podría coincidir por tanto con la primera eliminatoria de la Copa del Rey, en la que debutarán los equipos de Primera pero de la que están exentos los dos colosos del fútbol español, al igual que el Atlético de Madrid y el Valencia, ya que estos cuatro disputarán la Supercopa de España en enero. El Comité de Competición, reunido este jueves por vía telemática, también barajó el 4 de diciembre para el clásico del Camp Nou durante una semana libre en el calendario.

«El 18 de diciembre no puede ser, porque hay Copa del Rey ese día. Si ha quedado desierto el concurso (de televisión) de Copa, si encima le ponen el clásico, va a quedar superdesierto. Ese día no puede ser. Habrá que sentarse y establecer qué fecha», insistió por la mañana el presidente de LaLiga, Javier Tebas. A última hora de la noche se anunciaba de forma oficial un aplazamiento que, por causas «de fuerza mayor», era inevitable, con la esperanza de que en el mes de diciembre se calme el ambiente de crispación social y política y de violencia que ha provocado la sentencia del Tribunal Supremo que ha condenado a los líderes independentistas.

Aunque el Barcelona y el Real Madrid tenían de plazo hasta el próximo lunes para presentar las alegaciones oportunas a la petición de LaLiga de que el Barça-Madrid no se jugase el día 26 en el Camp Nou, sino en el Bernabéu, la FEF apremió el miércoles a ambas entidades para que hiciesen uso de tal derecho cuanto antes, para que los tres miembros de Competición pudiesen resolver sobre la fecha del clásico este mismo jueves. Tanto el Barça como el Real Madrid rechazaron desde el primer momento cambiar el orden de los clásicos, entendiendo el club culé un aplazamiento y el blanco argumentando la imposibilidad de organizar el partido en el Bernabéu el día 26 al disponer de tan escaso tiempo, además de insistir en que en ese caso «se adulteraría la competición».

Ambos clubes apostaban por tanto, si fuese preciso para garantizar la seguridad, por retrasar el primer clásico a una fecha posterior al 26 de octubre, dado que estimaban que el escenario del Camp Nou no debía modificarse bajo ningún concepto para acoger el partido de la primera vuelta del campeonato de Liga, con el Real Madrid-Barcelona en el Bernabéu el 1 de marzo. El Gobierno también abogó desde el primer momento por el aplazamiento del choque entre los eternos rivales, al no considerar «razonable» que se disputase el día 26 en el estadio azulgrana, aunque el presidente de la FEF, Luis Rubiales, defendió la independencia de Competición para tomar una decisión y negó que el Ejecutivo en funciones hubiese presionado a la institución federativa. «El Gobierno no nos ha llamado ni nos ha pedido una cosa u otra (aplazar a diciembre o mantener la fecha del 26 de octubre», aseguró al mediodía el máximo dirigente de la FEF.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Madrid y Barça tendrán que acordar otra fecha para el clásico