Todo el plantel del Barça femenino cobra menos que Nelson Semedo

Las pobres condiciones laborales sitúan la Primera Iberdrola al borde de la huelga


Solo piden poder vivir del fútbol. Y para conseguirlo están dispuestas a ir a huelga. Las futbolistas españolas están hartas de años de precariedad y de ninguneo por parte de los diferentes estamentos del fútbol español. Los sindicatos (AFE, UGT y Futbolistas ON) salieron tremendamente enfadados en la noche del martes, tras fracasar su decimoquinta reunión en un año con la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF). Ahora, consultarán los pasos a seguir con sus asociadas, pero la huelga está cada vez más cerca. «Las jugadoras están hartas», explica a La Voz Tamara Ramos, gerente de Futbolistas ON.

¿QUÉ PIDEN?

Que las más humildes puedan a llegar a fin de mes

«Somos conscientes de las limitaciones que pueden tener algunos clubes, pero pagar 8.000 euros, que es lo que ofrecen, es demasiado poco», asegura Ramos. Y es que los clubes se ofrecen a firmar contratos mínimos de trabajo, de media jornada, que supondría a la postre que cobrasen esa cantidad (media jornada de 16.500, saldría a percibir unos 8.250 anuales, a los que luego habría que restar los impuestos). Los sindicatos no están conformes, piden como mínimo 20.000, con una parcialidad del 75 por ciento (es decir, cobrar 15.000 brutos).

Además, quieren incluir otra serie de prestaciones sociales como «un plus de antigüedad por cada dos años de permanencia en el mismo club (con importe equivalente al 5 por ciento del salario mínimo fijado en el convenio), ayudas a la maternidad de 600 euros, un complemento salarial por incapacidad temporal sea cual sea la contingencia al 100?% del salario durante todo el período de baja, un protocolo para la prevención y actuación contra el acoso, un protocolo de embarazo, maternidad y lactancia y 30 días naturales de vacaciones de los cuales 21 sean consecutivos en verano.», explica David Aganzo, presidente de AFE.

LA SITUACIÓN ACTUAL

La que más cobra, 120.000 euros brutos anuales

Lo cierto es que la mayoría de jugadoras de Primera Iberdrola ya cobran la cantidad que ofertan los clubes como salario mínimo. Pero las futbolistas luchan ahora juntas por mejorar las condiciones de las más humildes. La que más cobra es Martens, cuyo sueldo ronda los 120.000 euros brutos anuales (por la que pagó unos 30.000 euros al Rosengard sueco, cifra de traspaso récord en el 2017, y cuyo sueldo es equivalente e incluso inferior al de algunos juveniles del Barça y del Real Madrid). La holandesa recogió el premio The Best de la FIFA del 2017 junto a Leo Messi, cobrando solo un 0,3 por ciento del salario del argentino. Pero en realidad Martens es una privilegiada. Pocas hay que superen la barrera simbólica de los cien mil euros anuales brutos y la mayoría se quedan en menos de la mitad. El Deportivo es un ejemplo a seguir ya que tiene a todas sus jugadoras dadas de alta en la seguridad social, aunque no pueda pagar más de 15.000 a cada una de ellas. Pero dentro de la élite hay futbolistas sin contrato en condiciones muy precarias.

COMPARACIONES

El subcampeón de Europa, al precio de retal del equipo masculino

El Barcelona femenino fue subcampeón de Europa la temporada pasada con un presupuesto de 3,5 millones de euros. Es decir, menos que el sueldo de Jeison Murillo el último curso, central que se fue del Camp Nou habiendo jugado solo 2 partidos (empate en Huesca y derrota en Balaídos), Semedo, Umtiti o Lenglet. La de fútbol femenino es la única sección rentable del Barcelona, ya que los 3,5 millones lo pone la empresa americana Stanley Black&Decker como consecuencia de un contrato firmado en el 2014, después de un viaje en avión a Estados Unidos con los dos equipos viajando juntos, el masculino en primera clase y el femenino en clase turista.

El 90 por ciento de las jugadoras no llega al sueldo mínimo de Segunda masculina

Liga y AFE fijaron un salario mínimo para los jugadores de Primera División masculina de 155.000 euros y de 77.500 en Segunda. Es decir, la mejor futbolista del mundo en el 2017 no llega al salario mínimo de Primera y el 90 por ciento de las futbolistas cobra menos que cualquiera de Segunda. De hecho en Segunda B, y algunos en Tercera, también perciben cantidades superiores a las que por ejemplo paga el Deportivo, colíder de Primera Iberdrola.

¿Rentable?

Empieza a fluir el dinero

Pero, como el Barça, el resto de equipos de Primera Iberdrola son rentables gracias a las ayudas procedentes de la Liga (el 1 por ciento de la venta centralizada de los derechos de televisión va para el fútbol femenino y luego hay el compromiso de Tebas de dar a los clubes la misma cantidad que consigan del patrocinador), Iberdrola (paga 2 millones de euros a repartir entre los 16 clubes como patrocinador oficial) y los derechos de televisión que Rubiales amenaza con quitarles (hay acuerdos con Mediapro -3 millones anuales- y Movistar). Ingresos que hacen que cada club pueda percibir en torno a los 180.000 euros prácticamente sin despeinarse. El Deportivo, por ejemplo, tiene un patrocinio firmado con Abanca que le revierte más de 100.000 euros y que hace que el club gane en imagen sin prácticamente costarle un euro. De ahí que ahora que empieza a fluir el dinero, el Real Madrid le haya pagado 300.000 euros al Tacón para absorber su equipo y subirse a la ola buena.

Las cifras

3,5 millones de €: Lo que cuesta el Barça. Todo el subcampeón de Europa cobra lo mismo que un retal del equipo masculino.

8.000 €: El sueldo mínimo ofrecido. Los clubes ofertan un salario mínimo de 8.000 euros, pero las jugadoras piden al menos 15.000.

120.000 €: Martens, la que más cobra. Premio The Best en el 2017 junto a Messi, pero cobrando el 0,3 % del argentino, 39 millones.

La huelga del fútbol femenino, cada vez más cerca

I. A.

El parón sigue en pie tras quedar rotas las negociaciones

«Estamos muy distanciados». Así de tajantes se mostraron los tres sindicatos (AFE, UGT y Futbolistas ON) que este martes volvieron a intentar cerrar un acuerdo para el primer convenio colectivo del fútbol femenino español. Y es que la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino se aferra a su última propuesta: un salario mínimo de 16.500 euros brutos mensuales con una parcialidad de los contratos del 50 por ciento (lo que rebajaría el sueldo a unos 8.000 brutos al aplicarles la media jornada).

Los sindicatos de las jugadoras, en cambio, quieren más. Piden que la parcialidad no sea inferior al 75 por ciento y además incluir otra serie de beneficios para las futbolistas relacionadas con la maternidad y otras prestaciones. También desde Futbolistas ON piden que se incluyan los desplazamientos como horas de trabajo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Todo el plantel del Barça femenino cobra menos que Nelson Semedo