Adiós a la España excelente, llega la España hambrienta


Después de asistir a un Mundial de juego infame, pinta que la Eurocopa va a ser otra cosa.

Las selecciones que se proclaman campeonas del Mundo suelen pasar períodos penosos -más o menos prolongados- en las siguientes citas importantes. Le pasó a Francia, que tras triunfar en casa en el 98, no pasó de grupos en el 2002. La figura de Zidane mantuvo a los galos a flote y llevó a Francia a la final en Alemania, pero tras su retirada volvió a caer en primera ronda en Sudáfrica. Hubo purga y ahora son los campeones. Le pasó a Italia, campeona en el 2006, incapaz de recomponerse aún y que se perdió la cita mundialista de Rusia. Alemania, que levantó la copa del mundo en Brasil, no pasó de grupos en Rusia y da síntomas alarmantes. Holanda se recupera con vigor tras ser finalista en Sudáfrica, semifinalista en Brasil y ni clasificarse para la Eurocopa de Francia o el Mundial de en Rusia. Y algo parecido le ha ocurrido a España.

La selección tocó fondo en Brasil siendo apeada en la fase de grupos. El talento descomunal de aquel bloque obligaba a una segunda oportunidad, pero la eliminación ante Rusia el año pasado confirmó que tocaba reinventarse. El combinado nacional está inmerso por fin en su recomposición. Y no hay vuelta atrás.

Busquets, Ramos y Navas representan a aquel combinado casi perfecto. Y Albiol, que ejerció como titular en la peor línea del equipo ayer en Oslo. Una parcela que ansía que algún talento acabe de explotar.

Ayer España no fue excelente. Ni mucho menos. Sufrió ante una selección del montón. Pero esta España produce curiosidad. Once jugadores y once clubes distintos confirman que se acabó aquel combinado hecho a imagen y semejanza del Barcelona. Bastante tienen los culés hoy en día.

Empate, pero hay talento. Oyarzábal y Ceballos. Saúl y Rodrigo, que son calidad, experiencia y hambre. Y ese Fabián, que es una auténtica delicia. Tal vez se caiga en cuartos, pero la Eurocopa apetece.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Adiós a la España excelente, llega la España hambrienta