Jacobo Garrido Brun tiene un carácter especial


Conozco a Jacobo desde que era pequeño y se le veía venir. Tiene cualidades innatas, eso se puede apreciar al momento, y es lo que le distingue, porque sufrir y entrenar lo hacemos todos. Progresó paulatinamente y eso le imprimió un carácter especial, una buena base para dar alegrías. Porque aún le queda todo por delante. Jamás le oí quejarse. Sus padres son claves. A los hijos les protegemos tanto que los hacemos inútiles. Su discapacidad no le ha debilitado. Ha sabido aprovecharla para reforzarse, aunque le cueste un sobreesfuerzo físico. En nuestro caso, o sales a la calle, tiras para adelante y rompes barreras, o te quedas en casa y terminas frustrado. Él mismo se ve como un igual y el deporte no es más que la extensión de su palabra. Siempre insisto a los jóvenes que para que los paralímpicos tengan ahora reconocimiento social y becas antes impensables hay que saber de donde venimos y que otros antes tuvieron que partirse la cara por ello. Y que un mundial no es la meta, sino un paso más.

Pronto el deporte le pedirá una decisión y quizás sea emigrar para crecer y entrenarse con compañeros que le exijan mejorar, porque está a la altura de Mireia Belmonte. O decidir cuándo se opera, tema muy delicado. Estamos en el camino de un deportista válido. La medicina y la biomecánica han avanzado. Todo se ha normalizado. Siempre nos presentan como superhombres y se nos sube a la cabeza. Somos iguales a los no discapacitados. Mentalmente, Jacobo es muy cabal en este aspecto.

Sebastián Rodríguez Veloso, Chano, es un nadador gallego con discapacidad que ha disputado cinco Juegos Paralímpicos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Jacobo Garrido Brun tiene un carácter especial