La Liga Endesa toma impulso

Los jugadores pronostican una competición igualada y mejorada por el alto nivel de los fichajes


El Wizink Center, el mismo escenario en el que se disputa este fin de semana la Supercopa, acogió la ceremonia de presentación de la Liga Endesa 19/20. Para el Monbus Obradoiro será su novena participación consecutiva en la ACB, una vez más con la permanencia como gran objetivo. No es una empresa menor. No hay más que ver que ciudades como Granada, Valladolid o Alicante ya no están en ese selecto grupo, y otras como Bilbao o Sevilla acaban de regresar después de un año en la LEB Oro.

El desafío vuelve a ser mayúsculo en una campaña en la que casi todos los equipos han subido su presupuesto, incluido el propio club compostelano, y en la que el Barcelona es el que más ha tirado de talonario. Todo ello después del oro de la selección en el Mundial, que contribuye a dar más brillo y resonancia al deporte de la canasta.

Alberto Fernández, director general de comunicación de Endesa, añadió otro dato para contextualizar el nivel de la competición que está a punto de dar el pistoletazo de salida. Atendiendo al número de jugadores pertenecientes a equipos de la ACB que han estado presentes en el Mundial, más de cuarenta, se podrían formar cuatro colectivos. Abogó por que siga «la fiesta del baloncesto», después de un año difícilmente superable en conquistas.

«Creo que va a ser un año fantástico, a la vista de las plantillas que han confeccionado los clubes», pronostica el presidente de la ACB. Antonio Martín.

Así lo esperan también los jugadores, entre ellos dos de los que estuvieron en la final del Mundial, Pierre Oriola y Nico Laprovittola. A título particular, dan por hecho que en algún momento acusarán ese desgaste durante la temporada. De momento, esperan alargar el estado de forma alcanzado con sus selecciones. Y disfrutan el momento.

Tornike Shengelia, ala pívot del Baskonia y uno de los primeros espadas de competición, también apuesta por una temporada de alto nivel: «Los clubes han fichado muy bien durante el verano. Va a subir mucho la competición».

Jaime Fernández, escolta del Málaga, prefiere darse un tiempo antes de hablar de favoritos: «Esto aún no ha empezado. Está claro que, sobre el papel, el Barça es el que ha hecho un mayor esfuerzo a la hora de reforzarse. Pero la condición de favorito hay que demostrarla sobre la cancha. Es un equipazo que tiene que encajar las piezas».

Albert Ventura, uno de los clásicos del Joventut, no se queda solo con los fichajes rutilantes del Barça, si bien apunta que «ha hecho un superequipo, con fichajes top de Euroliga». Subraya el buen hacer de todos los clubes y prevé una Liga Endesa «de las más igualadas de los últimos años».

Este fin de semana es para la Supercopa. Casi sin solución de continuidad, el martes, arranca la primera jornada de la Liga Endesa.

Vasileiadis: «Vamos a ser competitivos, seguro»

Kostas Vasileiadis ha perdido la cuenta de las veces que ha acudido a una gala de presentación de la Liga Endesa. No está seguro de si van tres o cuatro.

No se atreve a dar un favorito claro porque ve a los dos grandes presupuestos en un nivel parecido: «El Real Madrid tiene otra vez un equipazo. Si funciona es uno de los mejores de Europa y de la Liga Endesa. El Barça también tiene un equipazo. Lo normal es que jueguen la final».

El escolta griego ya tiene en el punto de mira el inicio de campeonato, con dos partidos en apenas 48 horas. Es una circunstancia que no le quita el sueño: «Es algo incómodo, pero igual para todos. ¿Por qué no tener un poco de suerte y hacer dos partidos muy buenos? Sabemos que contra el Barcelona es un encuentro muy difícil, pero en una primera jornada de liga siempre pasan cosas. Vamos a ver si lo podemos aprovechar. Y después el Zaragoza, que ha hecho un equipazo este año. Vamos a ser competitivos, eso es seguro».

La última visita al Príncipe Felipe le trae buenos recuerdos. Fue el día de los diez triples. También lo tiene grabado en su memoria el pívot cubano del conjunto maño, Javier Justiz: «Cuando un jugador tiene un día así es casi imposible ganar». «Repetirlo es complicado -apunta Vasileiadis-, pero si el equipo gana y puedo ayudar, todo estará bien».

Ya tiene ganas de que arranque la competición oficial, empezando por la final de la Copa Galicia de este domingo. De momento, no está teniendo buenos porcentajes en el tiro, pero se muestra tranquilo: «Un día empiezas y ya entran. No me preocupa. Estamos en un período de entrenamientos muy duro. Tengo las piernas cargadas. Estoy jugando menos minutos, que es normal. Poco a poco iré encontrando mi continuidad y mi sitio».

Alberto Abalde acudió en representación del Valencia. Pero dejó claro que parte de su corazón es obradoirista, cuando se le preguntó si se veía jugando algún día con la camiseta santiaguesa: «Ir a jugar contra el Obra siempre es un placer, por lo que significa para mí ir a Galicia. Es el equipo de mi padre. Y yo fui socio del Obra».

El escolta del Valencia es de los que se muestra convencido de que el nivel general de la Liga Endesa dará un gran salto esta temporada: «Todos los equipos están haciendo muy buenos fichajes. Creo que cada día la Liga es más competida».

Álex Abrines: «El dolor mental no se ve desde fuera y el dinero no importa una mierda»

Pablo Carballo

El que fuera escolta de Unicaja y los Oklahoma City Thunder se recupera, tras su vuelta al Barcelona, de una grave depresión que lo obligó a dejar la NBA

Espera, paciente, su retorno a las canchas. Tras su vuelta a Barcelona, Álex Abrines (Palma de Mallorca, 1993) se ha ido reencontrando con las pistas. Y consigo mismo. Ha debutado en pretemporada y espera verse pronto en un partido oficial. «Llevaba apartado mucho tiempo. Es como cuando llevas mucho tiempo sin comer lo que más te gusta, que luego lo coges con más ganas. Hay que empezar poco a poco», admitía en una entrevista concedida a Movistar.

Su calvario comenzó en diciembre. Su equipo lo incluyó en las lista de «inactivos». Durante sus dos primeros años se había consolidado como ficha relevante en la segunda unidad de los Thunder. El internacional español firmaba de promedio, en su tercera campaña, algo menos de 20 minutos por partido y un 32% en triples, la mejor estadística desde que tomara rumbo a la mejor liga del mundo. Algo se truncó en Navidades. Los 27 minutos que disputó ante los Wolves serían los últimos. Era 23 de diciembre. A partir de ahí, un carrusel de inactividad inexplicable. 13 partidos fuera. Apenas unos minutos frente a Orlando -cinco escasos- y ante Miami -nueve- como preludio a otro parón. Sería el último. El 9 de febrero, Oklahoma anunciaba el corte del contrato del español. Había firmado, en el verano del 2016, un acuerdo por tres años a cambio de 17 millones de dólares. El club alegaba mutuo acuerdo y motivos personales. «Ha tenido que enfrentarse a problemas personales y ojalá pueda resolverlos para volver a jugar», deslizaba entonces Billy Donovan, su técnico. Abrines se sumía en un agujero profundo. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Liga Endesa toma impulso