La vuelta al ruedo que casi lleva a Valverde a la depresión

El ciclista español, segundo en la edición de la Vuelta a España que acabó el pasado domingo, desvela un difícil episodio de su vida que le impidió incluso conducir en el 2012

La Voz

La depresión no entiende de clases, ni de estatus. De hecho, alcanzar la cumbre puede facilitar la generación de un escenario que abone su padecimiento. El ciclista español Alejandro Valverde (Movistar Team) pasó por momentos muy duros y estuvo «casi en estado depresivo» tras volver a competir en el 2012 después de su sanción de dos años por dopaje, pero aseguró que aquello ya está «superado» y que espera que esta revelación pueda «ayudar a otros que tienen miedo a contarlo o que le están pasando y no saben como salir».

El murciano confiesa este duro momento durante el documental 'Alejandro Valverde: Un año de arco iris', que emitirá este miércoles Movistar+ y que repasa su trayectoria a un año de cumplirse la conquista de su oro mundial en Innsbruck (Austria). El veterano corredor, de 39 años, pudo ganar muy pronto, en la etapa reina del Tour Down Under de enero de 2012, pero asegura en el reportaje que a partir de ahí vivió una auténtica pesadilla. «Estaba en un estado casi depresivo», indica el de Las Lumbreras, que sufría mareos y que ni siquiera se atrevía a conducir su coche ni a tener su habitual carácter competitivo en muchas carreras.

Ni siquiera el acudir a un psicólogo ayudó a un Valverde que salía «peor» de esas sesiones. Por eso, fue a un psiquiatra, que fue el que le confirmó que estaba pasando un cuadro depresivo y del que finalmente logró salir para volver a ser el que era.

Nadie está libre de la amenaza de la depresión

«Somos humanos. Se pueden conseguir victorias y estar muy bien, pero los bajones están ahí y tampoco sabes cómo vas a reaccionar. Te preguntas que por qué estas así si lo has conseguido y lo tienes todo. Pero el cuerpo y la mente funcionan solos, y en esos momentos hay que ir a especialistas que te ayuden», comentó tras visionar el documental este lunes en Madrid junto a su familia, miembros de su equipo y prensa.

El actual campeón del mundo remarcó que «todo por fuera parece muy bonito», pero que es «también muy duro tener esa presión». «No solo en mi caso, también en otros deportistas de élite. Todos sufren un bajón cuando ganan tanto», apuntó.

El ciclista del Movistar Team subrayó que «son momentos duros, pero de ellos sales reforzado» y confesó que no era partidario de que la figura del psicólogo tuviese un papel más predominante en el deporte de élite. «Creo que todo debe ser en su justa medida. Cuando lo necesitas, tienes que acudir, mientras tanto hay que ser normal y actuar de forma normal. Yo iba al psicólogo y cuando salía estaba peor», reiteró el murciano.

Este decidió contar aquel duro momento en este documental y justo después de que en esta campaña no estuviese a su mejor nivel porque el maillot arco iris «estaba pesando». «Contarlo me da más tranquilidad y me hace sentirme más liberado. Está superado y también era un momento muy bueno para contarlo y poder ayudar a otros que tienen miedo a contarlo, o que les está pasando y no saben como salir», afirmó.

Tokio puede ser el colofón

Por otro lado, tras rayar a un gran nivel en La Vuelta con un brillante segundo puesto, ya tiene en mente la defensa del título en Yorkshire (Gran Bretaña) el próximo 29 de septiembre. Para ello, esta semana se irá con el resto de los preseleccionados «concentrados a Alicante», repitiendo lo del año pasado cuando lo hicieron en Granada.

«Todo el mundo termina muy cansado tras la Vuelta y se hace un poco duro ir a una concentración, pero vamos a hacerlo como mejor sabemos, dándolo todo y haciendo disfrutar a la gente», añadió el ciclista del Movistar Team.

Pero hay otra cita que también le ilusiona, aunque aún queda lejos. Los Juegos Olímpicos de Tokio del verano que viene son «un objetivo muy, muy importante» y en los que buscará una medalla para adornar aún más un ya enorme palmarés. «Lo que es montar en bici ya me ilusiona», señaló sonriente de cara al futuro. «Los Juegos son muy duros. Tengo primero que hablar con Eusebio (Unzué) y ver el mejor calendario. Puede ser un colofón para mi carrera deportiva, pero si no se consigue no es ninguna presión», sentenció.

Sobre el documental, que vio por primera vez este mismo lunes, confesó haber «llorado en varias ocasiones». «Sabía que iba a ser muy bonito y me ha sorprendido, pero para bien», declaró, «agradecido» a la periodista Mónica Marchante, responsable de la obra, «por el gran trabajo».

Un documental sobre un ciclista único 

'Alejandro Valverde: Un año de arco iris' es un documental de producción propia de Movistar+ donde se recuperan momentos de la trayectoria del veterano ciclista, mezclados también con otros más personales y de su día a día.

Además del triunfo en Innsbruck y de los momentos tras su sanción, se pueden ver los duros momentos tras su grave caída en el Tour de 2017 o algunas de las carreras de este año con el maillot de campeón del mundo y del pasado, como la discutida del Mundial de 2013 en Florencia (Italia) que dejó sin oro a 'Purito' Rodríguez y a él mismo en beneficio del portugués Rui Costa, o la de Ponferrada (León) en 2015, donde fue bronce.

«En Ponferrada hubo cosas que no me gustaron, nos traicionaron y aún así salió con medalla», explica el entonces seleccionador Javier Mínguez, uno de los que aporta su testimonio junto a exciclistas como Óscar Freire, Óscar Pereiro o Alberto Contador. Del mismo modo, se ven aspectos más personales de su vida, sobre todo los que vive con la conocida 'Grupeta Balaverde', el grupo de amigos con los que sale a entrenar por Murcia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La vuelta al ruedo que casi lleva a Valverde a la depresión