La final estrecha el debate entre Nadal, Federer y Djokovic

El épico triunfo de Nadal en el US Open eleva a Medvedev y aviva el duelo entre el español y Federer por el récord de grandes


Épica, emocionante, imprevisible, incierta, extraordinaria, extremadamente exigente, con un ambiente a la altura del espectáculo y con unos protagonistas que dieron todo lo que tenían y más, incluida una lección de deportividad desde el sorteo hasta el final de la entrega de trofeos.Sería extensísimo lo que se podría escribir del triunfo de Nadal en la final del US Open ante Medvedev, que dio para múltiples análisis. Para mí se dividió en dos partes: en la primera, que incluye los 2 primeros sets y una parte del tercero, Rafa mostró las mejoras logradas últimamente, encaminadas a prolongar su carrera: mejor saque y una mayor intensidad y agresividad de sus golpes para acortar los puntos y sufrir menos desgaste. Medvedev mostraba la enorme solidez de su juego de contragolpeador, en espera de aburrir a su contrario y provocar su fallo. Sin embargo, a partir de ese momento, dándose cuenta de que ese ritmo no le alcanzaba para superar al español, sorprendió a todos con un juego de ataque trepidante. Aumentó los porcentajes de su primer saque, y bordó hasta las voleas, mostrando un nivel de agresividad en todo su tenis extraordinario, ya que para nada disminuía su consistencia, y lo más sorprendente, es que no daba ninguna muestra de cansancio a pesar de la dureza del partido.

El instante decisivo

La versión más sufridora y ganadora de Rafa, esculpida por su tío Toni y Forcades. El partido había dado un giro inesperado y ponía a Nadal ante las cuerdas. Pero fue en esos momentos cuando apareció la versión de Rafa que forjaron y esculpieron desde la niñez su tío Toni y Joan Forcadés.

En los momentos de mayor dificultad, cuando la exigencia física supera los umbrales de esfuerzo para cualquier otro, la capacidad de sufrimiento de Rafa parece infinita, y su mentalidad, en el fragor de intercambios durísimos, sigue siendo la de buscar soluciones, para hacer que lo que parece imposible sea posible.

El revés cortado paralelo fue un aspecto determinante, junto a ese espíritu guerrero, para poder dar la vuelta a una muy difícil situación y conseguir su cuarto título en Nueva York.

La estrella emergente

Un enorme autocontrol y un físico privilegiado. Extraordinaria del ruso, por encima de lo que se esperaba. Demostró el porqué de sus 50 victorias en el 2019, y de las 4 finales seguidas en el circuito americano. Pero se presumía que su físico desgastado por tantos partidos seguidos le pasarían factura y que la presión de su primera final de grand slam, en un escenario tan impresionante como la Arthur Ashe, le afectaría. La realidad es que ni una cosa ni la otra, sino todo lo contrario. Aguantó todo el partido sin dar ni una señal de agotamiento físico, y mantuvo una concentración absoluta, sin un solo gesto negativo.

Conocedor de que a Rafa le gusta agotar los tiempos entre puntos y no jugar rápido, trató en sus saques de obligar al español a reducir su tiempo de preparación para restar. Lo intentó todo para ganar su primer grand slam y estuvo cerca de conseguirlo. Con un primer saque temible, un resto extraordinario , una gran consistencia en sus golpes de fondo fundamentados en la anticipación y en una excelente movilidad, Daniil demostró ayer que no solo es un gran contragolpeador como Murray, sino que también ataca como Djokovic sin perder consistencia. Si mantiene el autocontrol mostrado en la final, será sin duda un jugador a tener en cuenta a partir de ahora.

Los tres gigantes

Rafa aumenta el interés por la carrera por terminar con más «majors». Después de su cuarto título en Nueva York, Rafa aumenta la emoción por comprobar cuál de estos tres grandes campeones consigue retirarse con el mejor registro de victorias en los torneos de mayor prestigio.

El suizo lleva la delantera, pero su no es el que mejor lo tiene.  El suizo, con 38 años, sigue mostrando un estado de forma envidiable, pero es consciente de que el tiempo no juega a su favor. Su mayor opción para aumentar su marca está en Wimbledon, donde este año estuvo a un punto de conseguirlo. Va en cabeza con 20 grandes, pero no es el que mejor lo tiene.

El español puede ganar en los cuatro escenarios principales si conserva su salud. Nadal está en un gran momento. Puede ganar, si conserva su estado físico, cualquiera de los cuatro grandes (lleva 19), aunque su mayor ventaja es la superioridad en tierra, lo que le da muchas opciones de ganar Roland Garros.

Djokovic, el más favorito en superficie dura para aumentar su marca, y poco castigado por las lesiones. Con 16 grandes en su palmarés es el más joven y el más favorito si está bien a ganar en Australia y el US Open, con opciones en Wimbledon y más dificultades en Paris. Con muchos menos problemas de lesiones a lo largo de su carrera que Rafa, hay que comprobar la importancia de sus problemas de hombro, y si no se resiente su competitividad.

Tres claves en la carrera. Tres factores dictarán qué tenista se etire con mejor palmarés

1) Cómo les respondan el físico y las lesiones.

2) Quién mantendrá más tiempo la ambición y las ganas de competir al máximo nivel.

3) Cuánto de rápidoa será la confirmación de los nuevos jugadores con opciones de disputarles la victoria.

Su legado

Aportaciones al juego. Hagan lo que hagan a partir de ahora, está claro que Federer, Nadal y Djokovic figurarán de forma muy destacada en la historia del tenis, no solo por sus excepcionales palmarés, sino también por lo que han aportado al juego.

El de Basilea tiene una completa gama de golpes, técnica depurada, elegancia, movilidad... Federer será recordado por poseer una completa gama de golpes , todos ejecutados con la técnica más depurada, y con una elegancia nunca vista en el tenis. Su movilidad, es otra de los ejemplos que para la posteridad quedarán, como parte de la magia que el suizo ha ofrecido por las pistas de todo el mundo.

El mallorquín: fortaleza mental, espíritu de superación, peculiar forma de golpear para imprimir efectos, superioridad en tierra y valores. A Nadal se le recordará por varios motivos: por una fortaleza mental impresionante, por un espirito de superación fuera de lo normal; por innovar una nueva manera de golpear, imprimiendo un enorme efecto a la pelota con swings desconocidos hasta su llegada; por su aplastante superioridad en tierra, y por su humildad, respeto y valores tanto dentro como fuera de la pista.

El srbio: fiereza competitiva en la pista, equilibrio ofensivo y defensivo y uso del resto como arma. Djokovic simboliza la fiereza competitiva. Ha sido capaz de tener a la vez el mejor juego defensivo y el mejor ofensivo. Convirtió el resto en un arma tan eficaz como el saque y logró que, cuando está en forma, los contrarios no encuentren hueco para superarle.

Nadal acecha el número uno mundial de Djokovic tras reinar en Nueva York

LA VOZ
Rafa Nadal en el US Open
Rafa Nadal en el US Open

Podría recuperarlo en las próximas semanas sin jugar, ya que no defiende puntos de aquí a final de temporada

El tenista español Rafa Nadal se ha colocado muy cerca del número uno mundial de la ATP, que sigue en posesión del serbio Novak Djokovic, e incluso podría recuperarlo en las próximas semanas sin jugar, ya que no defiende puntos de aquí a final de temporada.

Según informa Europa Press, el triunfo del balear en Nueva York, sumado a la eliminación del balcánico en octavos de final, ha recortado a tan solo 640 puntos la diferencia en la clasificación mundial entre ambos, una distancia que llegó a superar los 4.500 puntos hace apenas tres meses.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

La final estrecha el debate entre Nadal, Federer y Djokovic