¿Quién paga el mastodóntico rescate de Blanca Fernández Ochoa?

El coste del operativo de búsqueda podría superar con holgura los 100.000 euros diarios


La voz

Más de 300 personas participan en la quinta jornada de búsqueda de Blanca Fernández Ochoa, la exesquiadora olímpica desaparecida desde el pasado 23 de agosto. Profesionales, voluntarios y familiares peinan varias rutas en la sierra de Cercedilla, donde fue hallado su vehículo aparcado. Los grupos se centran en las caminatas que solía hacer y le gustaban a Blanca, haciendo también uso de drones y perros guías, a los que se incorporan desde este miércoles varias lanchas para revisar dos embalses próximos a la zona. Concretamente, los guardias civiles especializados van a rastrear el interior de los embalses de Navalmedio y el embalse Arroyo de la Venta o las Berceas de Cercedilla, aunque podrían extenderlo a otros más lejanos como el embalse de Navacerrada.

Un extenso operativo que acumula ya cinco días. Es imposible determinar cuánto más se puede prolongar, pero desde el Grupo de Desaparecidos de la Policía Nacional se apunta a que se podría «tardar días» si Fernández Ochoa está accidentada. Se calcula que el coste de esta operación podría superar con holgura los 100.000 euros diarios, lo que ya elevaría el montante total por encima del medio millón de euros en menos de una semana.

Hasta el momento, según fuentes del Ministerio de Interior y, a pesar de la comparecencia de la delegada del Gobierno en Madrid, María Paz García Vera, la dirección de las labores de rastreo corre a cargo de la Comunidad de Madrid, en la que se hace cargo el Grupo de Rescate Aéreo de Bomberos (GERA).

Mientras algunas comunidades autónomas estipulan tasas de rescate en situaciones similares a esta, la Comunidad de Madrid no ha activado esta posibilidad, aunque sí posee una norma que regula los precios públicos.

No sucede lo mismo en otras comunidades españolas, en las que la víctima (o relacionados) debe pagar el coste del rescate llevado a cabo en determinadas circunstancias como algunas actividades deportivas, por negligencia o imprudencia o, simplemente, en base a la arbitrariedad del gobierno autonómico (en el sentido en que establece un cobro, pero no lo suele ejecutar). Hasta el momento, sin excluir que en un futuro el Ministerio de Interior acabe participando de la búsqueda, será la Comunidad de Madrid la que cargue con las costas del operativo

La familia asegura que salió a la Sierra sola, con un saco de dormir y víveres

La familia de Blanca Fernández Ochoa asegura que, con toda probabilidad, la medallista olímpica desaparecida salió a caminar por la Sierra de Cercedilla sola, con un saco de dormir y víveres suficientes para pasar cuatro días.

«Estamos al 99 por ciento seguros de que tiene el saco de dormir. No la vimos que se lo cargase pero uno no sale al monte cuatro días sin un saco de dormir. Es imposible», ha manifestado el portavoz de la familia que, en el mismo sentido, ha indicado que ella siempre iba con víveres de casa para hacer rutas y que pudo comprar algo más que le faltara en la charcutería de Pozuelo.

El cuñado de Blanca, Adrián Federidghi, ha afirmado a primera hora de la mañana que varios familiares están con los agentes para salir a las rutas. «Empieza el día con esperanza de que hoy sea el día. Tienen muchas rutas y van siguiendo cada una hasta que está totalmente vista», ha indicado.

De hecho, los equipos se van a centrar este jueves en rutas que eran muy conocidas y seguidas por la deportista. «Ella nos había compartido un vídeo muy bonito de una zona y hoy van a hacer esa ruta, aunque creo que ya está vista. Estamos agudizando el ingenio para recordar dónde fuimos hace años que le gustó a Blanca. Estamos tirando de memoria y vídeo de las rutas», ha dicho el cuñado.

«Estamos felices, contentos y esperanzados»

Federidghi también ha comentado a los periodistas que durante estos días se han ido encontrando algunos objetos, pero ninguno de la desaparecida. «Quedan once horas de luz. Estamos felices, contentos y esperanzados», ha añadido.

Respecto al móvil de Blanca Fernández Ochoa, que la Policía está analizando para conseguir alguna pista, su cuñado ha comentado que ellos ya lo miraron antes de entregarlo en comisaría y estuvieron viendo sus vídeos, correos, rutas y mensajes pero «no había nada que nos diera ningún indicio más que de las rutas de las casas rurales». Sobre la hipótesis policial de «desaparición voluntaria», Federidghi ha subrayado que la familia nunca ha barajado la posibilidad de que blanca «haya querido desaparecer de su mundo y hacer vida en otro lado». «Ella dijo que iba a hacer senderismo. Estamos convencidos de que está aquí, y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad piensan que está aquí, y por eso se ha montado este dispositivo», ha insistido.

Federidghi da por hecho que el coche de Blanca ya estaba allí el domingo por la mañana, aunque no tiene confirmación oficial. Sobre la inspección policial del vehículo, ha comentado que los agentes no han debido encontrar algo relevante porque si fuera así ya se lo hubieran comunicado.

El portavoz de la familia de la desaparecida no cree que saliera a la Sierra acompañada, porque normalmente sale sola y porque así se lo han transmitido personas que han hecho alguna caminata con ella. «No contemplamos ningún escenario extra de lo natural. Creemos que se fue sola. No hay nada raro, ninguna razón para desaparecer de la familia», ha concluido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

¿Quién paga el mastodóntico rescate de Blanca Fernández Ochoa?