Bale evita al Madrid su primer suspenso en septiembre

El equipo blanco rescata un punto del campo del Villarreal gracias a un doblete del galés, que acabó expulsado


En estos tiempos en los que alguien puede convertirse en influyente a través de las redes sociales, en los que se producen juicios sumarísimos antes de que recolecte prueba alguna, los análisis deportivos suelen ser demasiado categóricos y precipitados. Un ejercicio divertido es revisar lo dicho en el intermedio de algunos deportes, ya que a veces los revisiones de lo sucedido tienen poco de sesudos y mucho de precipitados. El Madrid, que un par de cambios horarios atrás levantaba los trofeos como dominador europeo y mundial, alcanza el parón internacional quinto con cinco puntos, por los cuatro que tiene el Barcelona -octavo- y los nueve de un Atlético que ha sido el único en hacer pleno. Por el momento parece que la revolución veraniega de Zidane no ha surgido efecto y a expensas de las dos posibles bombas anunciadas por el técnico francés, una parece que será Areloa por Keylor, a este equipo le falta algo para ser tan competitivo como el que hizo el doblete en la temporada 2016-17.

De hecho su mejor jugador está siendo Bale, al que el técnico deseaba sacar y se ha quedado para aportar ofensivamente aunque tras el doblete del empate en El Madrigal acabó expulsado. En estas 24 horas finales de mercado veremos si llega Pogba, la petición insistente de Zizou desde marzo, cuando aceptó coger el marrón. Tres partidos dan para algo más que los 90 minutos de Villarreal, en los que el calor provocaron un duelo cuasi de pretemporada -con una primera parte con un alto ritmo y un segundo algo monótono- en el que el Real Madrid compareció con novedades en el once, con dos fichajes veraniegos (el debutante Mendy y Jovic) y dos delanteros para finalizar los posibles centros desde los costados de Bale y Lucas. Así, en 4-4-2 y sin Modric, comenzó el Madrid que con buenos balones colgados al área y provocó desconcierto en su rival. Entonces un error de Sergio Ramos desniveló el partido. Falló el central, recuperó Gerard Moreno y asistió a Ekambi haciendo un caño a Varane. El delantero golpeó de modo defectuoso, Courtois -que vive la peor racha de su carrera sin dejar la portería a cero- repelió de una manera poco ortodoxa cuando parecía poder cogerla y llegó desde atrás el propio Gerard para mandarla a la red. El gol, tras consulta previa con el VAR, subió al marcador.

El Madrid mostró problemas entre líneas sin Modric ya que Casemiro y Kroos estaban muy en línea, les costaba ir hacia delante y superar líneas sin llegar a aprovechar que el Villarreal, sin un mediocentro más posicional en el campo, tiene una preocupante tendencia a no controlar los partidos ni administrar sus ventajas. Se sumaban los centrales blancos a la creación de un Madrid que encontró el empate al filo del descanso, en una buena combinación entre Jovic y Carvajal, que observó la llegada de Bale para llegar a la ducha con un empate. Ritmo bajo hasta que salió Modric En la segunda parte el Madrid controlaba el duelo, con un ritmo bajo. El Villarreal pedía a gritos más centrocampistas. Apareció Ontiveros en el campo cuando el Real Madrid, gracias a que recuperaba los balones que se le atragantaban en la salida al Villarreal, ya merodeaba con frecuencia el área de un Andrés Fernández que sacó dos consecutivas con sus manos y pies a remates. Benzema marcó pero el VAR confirmó que por muy poco era fuera de juego. Calleja metió después a Zambo Anguissa para evitar un correcalles.

Fue Zidane a por el partido con Vinicius y... también Calleja con Bacca por un Cazorla cansado y anormalmente fallón. Apenas unos segundos después de que ambos estuviesen en el campo el Villarreal marcó en su primera opción en el segundo acto. Gerard Moreno golpeó, repelió Courtois y Bacca hizo un centro chut para que la mandase a la red Moi Gómez solo en el corazón del área. Casi pleno de efectividad amarilla. Modric mostró orgullo en ese tramo final. Golpeó desde lejos y recuperó una pelota en el centro del campo ante Ontiveros que hizo posible el segundo gol de Bale, el Amavisca blanco del siglo XXI.

La grada cargó contra el árbitro, que acabó sacando las amarillas que había guardado durante gran parte del partido al punto de terminar Bale en la ducha antes de tiempo. Otro problema más para Zidane, que por ahora no da con la tecla.

Ficha técnica:

2 - Villarreal: Andrés; Mario, Albiol, Pau Torres, Quintillá; Cazorla (Carlos Bacca, m.73), Iborra; Chukwueze (Ontiveros, m.55), Moi Gómez, Ekambi (Anguissa, m.62); y Gerard Moreno.

2 - Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Mendy; Lucas (Vinicius, m.74), Casemiro, Kroos (Valverde, m.82), Bale; Benzema y Jovic (Modric, m.68).

Goles: 1-0, m.11: Gerard Moreno. 1-1, m.46+: Bale. 2-1, m.74: Moi Gómez. 2-2, m.86: Bale.

Árbitro: Gil Manzano (Colegio Extremeño). Mostró tarjeta amarilla al local Quintillá y a los visitantes Mendy y Casemiro. Expulsó a Gareth Bale (m.94) por doble tarjeta amarilla.

Incidencias: partido de la tercera jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio de La Cerámica ante 20.128 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de la hija del exseleccionador nacional, Luis Enrique Martínez, fallecida esta semana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Bale evita al Madrid su primer suspenso en septiembre