Rodrigo Conde logra el billete para Tokio

El remero moañés y su compañero Manel Balastegui fueron segundos en su semifinal de doble scull ligero en el Mundial de Austria


Vigo

El remo gallego recupera su esplendor y regresa a unos Juegos Olímpicos. Lo hace con Rodrigo Conde, un joven moañés nacido en el año 1997, que en compañía del catalán Manel Balastegui clasificó ayer al doble scull ligero español para la cita de Tokio después de ocupar la segunda posición en la semifinal del Campeonato del Mundo que se celebra en Austria. Y con el pasaporte olímpico en el bolsillo, el tándem buscará una medalla en la final de mañana (13.54 horas).

La clave del éxito de Rodrigo Conde y Manel Balastegui estuvo en la salida. Como de costumbre, apretaron de inicio y pasaron en primera posición el parcial de los 500 metros con el bote italiano, el favorito, acechando, igual que Polonia y China. Las cuatro embarcaciones entraron en los últimos 500 metros de la regata en el margen de un segundo y fue ahí en donde el barco español dio un nuevo cambio de ritmo que le permitió entrar en el segundo lugar, a un puñado de centésimas de los italianos, que se llevaron el triunfo y por delante del dúo polaco. Los chinos fueron los grandes damnificados y cayeron a la final B en donde solo hay una plaza en juego para Tokio.

Rodrigo Conde y su compañero están firmando un Mundial que raya la perfección. Superaron las cribas de la clasificatoria y de cuartos de final con suficiencia y llegada la regata más importante de la temporada firmaron una actuación soberbia. La guinda, ya sin presión sería subirse al podio en una final en donde los seis barcos están en el mismo tiempo (6m 13s).

«Creo que ha sido la regata perfecta»

Todo salió perfecto. Es la teoría de Rodrigo Conde a la hora de analizar la regata que le lleva a Tokio, porque aunque como en el resto de los deportes, lo que clasifica es el barco, el moañés tiene claro que a día de hoy nadie le puede seguir la estela del tándem que forma con Balastegui. «Como hicimos en todas las regatas salimos muy fuertes, a los 1.000 metros íbamos los cuatro primeros juntos y ahí fue dar un cambio y la balanza se decantó para nosotros. Creo que fue la regata perfecta, muy poco se le puede rascar, tanto técnicamente como anímicamente como entre nosotros dos. Todo ha ido perfecto durante toda la regata. Ha sido increíble», comentó mientras admitía que pese a tanta igualdad supo nada más cruzar la meta ya habían entrado en puestos de clasificación olímpica. «Cuando entramos pensé: ‘Ya está, hemos acabado la regata y ya estamos clasificados, ya somos olímpicos’».

Romper una larga racha sin remeros gallegos en unos Juegos Olímpicos es otro motivo de satisfacción para el remero del Club Remo do Miño. «Es una locura. No solo por el tiempo que llevaba el remo gallego sin representación, sino porque vamos a los Juegos Olímpicos siendo casi dos chavalitos a los que nos queda mucho recorrido por delante». Es el bote más joven de cuantos se han clasificado.

De cara a la final, ya sin presión, Rodrigo no descarta nada: «Después del regatón que nos hemos marcado todo es posible. Estamos todos los botes en el mismo tiempo y podemos ser primeros o sextos. Vamos a ir con toda la motivación y la final puede ser una locura».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Rodrigo Conde logra el billete para Tokio