Gómez Noya, ante otro imposible

A sus 36 años y 15 después de correr su primer Mundial, opta mañana en Lausana a su sexto título, pero debe brillar y que pinchen sus mayores rivales


Una tarde en los karts, tres días antes de la carrera, sirvió a Javier Gómez Noya para desconectar del pulso que se vio obligado a echar para poder disputar el Mundial de triatlón de Madeira en el 2004. Entonces, la federación española mantenía todavía una actitud extraña frente al chico de 21 años que llegaba para ganarlo todo, después de demostrar que su anomalía cardíaca no le impedía competir. Así que, aconsejado por su familia, decidió que no viajaría a Portugal hasta que le asegurasen una plaza en la carrera absoluta, y no en la sub-23, en la que le había inscrito la cúpula federativa y donde ya se había quedado sin rivales. Aquella tensa espera, después de tres semanas sin apenas entrenar por unas molestias, vició su puesta a punto para su primer Mundial, aunque terminó octavo.

Quince años después, aquel chico se convirtió en uno de los responsables de la transformación del triatlón, es pentacampeón mundial en distancia olímpica, la de mayor prestigio, y perseguirá mañana su penúltimo imposible en la final del calendario del 2019 en Lausana (triathlonlive.tv, 14.21). Porque en el año de su valiente regreso a la distancia estándar (1,5 kilómetros a nado, 40 en bici y 10 a pie), después de probarse en el ironman durante el curso anterior, conserva opciones de título a sus 36 años, compitiendo con rivales mucho más jóvenes, en un desafío inédito en la historia del triatlón.

Para el único triatleta con cinco títulos mundiales, la búsqueda del sexto no entraba en sus planes. Gómez Noya abrió el curso dispuesto a tantear si todavía podía arrancar una chispa de frescura a su cuerpo para competir en distancia olímpica. Se probó en las primeras citas del Mundial y decidió continuar con el objetivo a medio plazo de la medalla en los Juegos de Tokio 2020. El título universal en este 2019 parecía utópico. Pero hoy conserva una ligera opción. Necesita un gran resultado, y que pinchen el francés Vincent Luis y Mario Mola, los dos rivales que le preceden en la general. La combinación más sencilla pasa por la victoria del gallego, un octavo puesto de Luis y un tercero de Mola.

Secundarios peligrosos

Aunque en la final de mañana en Lausana intervienen más actores principales, como Fernando Alarza, subcampeón de Europa y cuarto en la general, o el australiano Jacob Birtwhistle, una de las sensaciones de este curso, o el inglés Jonny Brownlee, doble medallista olímpico, sin opciones para la general, pero sobrado de talento.

Porque el 2019, el año previo a los Juegos, se consume sin un dominador claro, en un calendario del Mundial que contó con hasta seis campeones diferentes en siete pruebas. La regularidad mantiene las opciones de Gómez Noya. Pese a todo. Por un lado, le penalizan por los nuevos formatos que impulsa la federación internacional para atraer a las audiencias de públicos más jóvenes: hasta cuatro carreras en distancia esprint salpicaron el calendario. Y además, un rival lo arrolló y tiró de la bici en la anterior carrera, cuando abandonó en Édmonton, donde podía haber conseguido un resultado que facilitase algo más su lucha por el título este fin de semana.

Cuatro nombres a seguir

Vincent Luis defiende el liderato

A sus 30 años, Vicent Luis vive la oportunidad de su vida. Desde que hace año y medio se unió al grupo de Joel Filliol, el técnico de Mario Mola, dio un salto de nivel. Llega líder y le basta con terminar entre los cinco primeros para no depender de otros.

Mario Mola emerge tras un año difícil

No fue el curso más fácil para Mario Mola (29º en Bermuda y 28º en Yokohama y Leeds). Pero se recuperó a tiempo y su rendimiento en las pruebas esprint le manteine segundo en la general. A sus 29 años, opta a su cuarto título seguido de campeón mundial.

Jacob Birtwhistle, dos títulos este curso

Oro en Leeds y Hamburgo, el australiano Jacob Birtwhistle no cuenta para el título, pero sí puede ser un actor relevante durante la carrera, incluso como posible compañero de fuga de Gómez Noya. A sus 24 años, ya es uno de los favoritos allá donde compite.

Jonny Brownlee, posible agitador

No es este 2019 el año de Jonny Brownlee. Pese a todo, ganó la prueba de Édmonton. Y su talento y su agresividad en carrera pueden convertirle en otro posible aliado de Gómez Noya, cuya opción de título pasa por dejar muy atrás a Luis y complicar a Mola.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Gómez Noya, ante otro imposible