Teresa Portela: «Cuando acabé, no sabía lo que había hecho»

La canguesa agradece el apoyo de su familia y su entorno para conseguir ser la primera deportista española en alcanzar sus sextos Juegos Olímpicos


Redacciíon

«Cuando llegué a meta, no sabía cómo había quedado, lo que había hecho». Fue por ello que, poco después de atravesar la meta de la final del K1 200 del Mundial de Szeged, Hungría, un baño de emociones la embargaron al saberse no solo medalla de bronce con el mismo tiempo que la danesa Jorgensen, sino lo más importante, una de las cinco primeras kayakistas en conseguir plaza para su país en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

;
Teresa Portela: el momento para la historia, en vídeo Así fue la prueba de la palista de Cangas en el Mundial

 «Yo venía a por la clasificación, pero son cinco plazas, muy pocas, y nos separan centésimas o milésimas», cuenta la canguesa, de ahí que una vez en la final, apunta, «me vi con opciones de sacar la plaza, y sabía que tenía opciones de medalla».

Sobre su estado de ánimo, Portela declara: «Ahora mismo soy muy feliz por mí y por mi familia, porque sé que sufren conmigo y lo estarán celebrando. Por mi marido, que lo vive tanto o más que yo, con sus frases guerreras antes de cada carrera».

Teresa Portela, leyenda del olimpismo español tras lograr el bronce y ganar plaza para sus sextos Juegos

Pablo Penedo
La piragúista Teresa Portela, en pleno Mundial del 2019
La piragúista Teresa Portela, en pleno Mundial del 2019

La canguesa concluyó la final mundialista colgándose el bronce del K1 200 con el mismo tiempo que la danesa Jorgensen,  ambas terceras, convirtiéndose en la hispana con más participaciones olímpicas de la historia

Había amenazado con ello en las series eliminatorias y en las semifinales que la llevaron a la final que esta mañana dilucidaba los cinco primeros pasaportes al K1 200 de los Juegos Olímpicos de Tokio. Y Teresa Portela cumplió. A lo grande, con una medalla de bronce catada entre sus dientes rociada de lágrimas en el podio húngaro de Szeged. A sus 37 años, la canguesa se ha elevado a la condición de leyenda del deporte español. Con su tercer puesto en la lucha por las medallas con el mismo tiempo que la danesa Jorgensen, con la que compartió escalón en el cajón de la gloria, la pupila de Daniel Brage se ha ganado el derecho de disputar los que serán sus sextos Juegos. Un registro que ninguna otra mujer española había alcanzado hasta el momento.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Teresa Portela: «Cuando acabé, no sabía lo que había hecho»