Viejas glorias con ganas de más

Ilustres jugadores siguen sin equipo a nueve días del cierre del mercado


Franck Ribéry, uno de los grandes nombres del mercado que aún no había encontrado acomodo tras poner fin a su longeva y exitosa etapa en el Bayern de Múnich, ya tiene destino para esta temporada tras firmar con el Fiorentina para las próximas dos campañas. El francés abandona así una lista de jugadores que aún buscan destino. Apenas quedan diez días para que el mercado veraniego cierre sus puertas en las grandes ligas europeas a excepción de la Premier League y un buen puñado de célebres futbolistas siguen sin equipo, a la espera de encontrar acomodo y un buen contrato, aunque sea in extremis.

El delantero inglés Daniel Sturridge es quizás el más sorprendente de entre todos los nombres que conformaban esta nómina de jugadores sin equipo a estas alturas del verano. Resultaba chocante que ningún club hubiera apostado decididamente por un jugador que llegó a disputar 26 partidos con la selección inglesa, por el que el Liverpool pagó 15 millones de euros al Chelsea en el 2013 y que aún no ha llegado a la treintena, pero finalmente firmó por el Trabzonspor turco.

Por contra, otro delantero habitual de la Premier como es el costamarfileño Wilfried Bony sigue a la búsqueda de un contrato tras finalizar su vinculación con el Swansea.

El italiano Claudio Marchisio busca nuevos retos en el tramo final de su carrera tras probar en el Zenit de San Petersburgo ruso después de una larga trayectoria en la Juventus. En la misma situación se encuentran Markel Susaeta, que tras dejar el Athletic con más de 500 partidos vistiendo la camiseta de los leones a sus espaldas, busca un proyecto deportivo atractivo en una competición extranjera, o el japonés Keisuke Honda, que tras su paso por el Milan probó con dos experiencias exóticas en el Pachuca mexicano y en el Melbourne australiano.

Además de veteranos ilustres, también hay algún otro futbolista que iba para estrella pero que se ha quedado por el camino, al menos en parte a tenor de las expectativas que su irrupción en el fútbol generó. Hatem Ben Arfa se encuentra sin equipo una vez concluida su cesión al Stade Rennes y la vinculación contractual que mantenía con el París Saint-Germain. Está por ver si el talentoso zurdo francés logrará enderezar el rumbo de su carrera a sus 32 años.

Hasta un vigente subcampeón de la Champions como Fernando Llorente sigue buscando equipo con gran parte del mes de agosto consumido. Su gol al Manchester City en el Etihad Stadium, a la postre decisivo para que el Tottenham se metiese en las semifinales del máximo torneo continental, no ha servido por el momento para llamar la atención en el mercado.

Otros españoles sin equipo son el lateral derecho malagueño Jesús Gámez, que tras destacar en el Málaga fichó por el Atlético de Madrid para posteriormente emprender la aventura inglesa en el Newcastle, su último club, y el portero vasco Asier Riesgo, que en junio concluyó su vinculación con el Eibar tras cuatro temporadas en la entidad armera, llegando a sonar para incorporarse al City de Pep Guardiola.

En el paro también se encuentra por ahora Yoann Gourcuff, aquel técnico y prometedor mediocentro ofensivo que disputó con Francia el Mundial de Sudáfrica en el 2010 y cuya carrera parece haberse estancado tras pasar por el Girondins, el Milan, el Olympique de Lyon, el Rennes y el Dijon. Otro francés como el central Adil Rami, un ex del Valencia y del Sevilla, busca equipo tras cerrar su etapa en el Olympique de Marsella, marcada en mayor medida por los asuntos extradeportivos sobre su relación con Pamela Anderson que por su buen rendimiento sobre el terreno de juego. Y no es el único exjugador de la Liga en apuros, pues el exmadridista Fabio Coentrao, no ha podido recuperar al menos una parte de su nivel futbolístico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Viejas glorias con ganas de más