La polémica: cámaras para cumplir la regla 12

Pablo Carballo
Pablo Carballo REDACCIÓN /LA VOZ

DEPORTES

XOAN CARLOS GIL

Las expulsiones de Modric y Jorge Molina se deben a las indicaciones dadas a los árbitros del VAR para que sancionen el juego brusco y no a un cambio en la norma

21 ago 2019 . Actualizado a las 15:35 h.

Ni cambio de normativa, ni nueva circular para endurecer las sanciones. Las expulsiones de Modric y Jorge Molina -por sendas entradas por detrás, a la altura del tobillo- obedecen simplemente al cumplimiento del reglamento que ya estaba vigente la pasada temporada. Con una salvedad. Se ha incidido a los colegiados que están al frente del VAR para que no pasen por alto el desarrollo de la regla 12, la que evalúa las conductas incorrectas.

«No hay ninguna modificación en la norma. Se está diciendo que estas sanciones obedecen a un cambio y no es así. Un pisotón por detrás era tarjeta roja el año pasado y sigue siendo roja. Se está incidiendo más. Se nos dijo que, si al árbitro se le escapa en el campo este tipo de jugadas, el VAR debe entrar a juzgarlas. El objetivo es proteger al futbolista», advierte Ignacio Iglesias Villanueva, integrante del Comité Gallego de Árbitros, que ha asumido esta temporada funciones en la sala de máquinas tecnológica.

«El jugador será expulsado por una acción que pone en riesgo la integridad física de un adversario y se debe prestar especial atención a las entradas realizadas sobre el tendón de Aquiles» recoge la indicación del Comité Técnico de Árbitros, que desarrolla la contemplación del juego brusco grave, descrito en la regla 12 del reglamento. «La temporada pasada dejaron de sancionarse varias acciones de este tipo, por eso se ha pedido a los árbitros del VAR que pongan mayor celo en ellas».