Poca finura en el Madrid y el Barça


El madridismo celebra con júbilo la victoria en Balaídos y el buen comportamiento del equipo a lo largo de los noventa minutos. No cabe dato más indicativo de la preocupación blanca antes del inicio de curso, porque el colectivo de Zinedine Zidane venía de una pretemporada decepcionante y, por lesiones o decisión técnica, no había presencia de ninguno de los nuevos en el once inicial. Completó un partido serio, pero no brillante. Jugó en función del marcador, no como un equipo grande. Abrió la cuenta tras una jugada interpretable en la que el árbitro dejó seguir. Si hubiera pitado falta de Casemiro, no se lo hubiesen reprochado. Al filo del descanso se encontró con el auxilio del VAR, porque nadie había reparado en el fuera de juego de Iago Aspas. Lo más destacable del conjunto merengue es que controló mejor el partido cuando se quedó con diez. Y la primera parte de un Bale que no llegó a proscribir y que demostró una implicación como hacía tiempo que no se veía.

El Madrid no está fino, pero ganó. El Barça tampoco vuela alto, y perdió. Esa conjugación de resultados puede llevar a pensar que unos están algo mejor de lo que realmente es y los otros algo peor de lo que realmente están.

Valverde tenía la baja de Messi, en el partido se le sumó la de Luis Suárez, la madera de alió con el Athletic y Aduritz cazó un magistral gol postrero para decantar una contienda que podía haber caído hacia el otro lado y caminaba hacia las tablas.

Más allá de los resultados, Madrid y Barça han arrancado con poca finura y todavía quedan dos semanas para hacer fichajes. Prometen ser divertidas. Bale y Rafinha, que no contaban para sus entrenadores, se reivindicaron en la jornada inaugural. Zidane no dejará de insistir en pedir la incorporación de Pogba. No habría que descartar que le acabasen llevando a Neymar, si el Barça no acaba de decidirse por recuperar al hijo pródigo. La cesión de Coutinho al Bayern no ayuda.

El fútbol es imprevisible, en la cancha y en los despachos, tanto como una novela con final siempre abierto. Y si el Madrid y el Barça arrancan con poca finura, mayor será la intriga, salvo que el Atlético alargue el estado de gracia evidenciado en los amistosos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Poca finura en el Madrid y el Barça