El despegue de Elian Numa

El atleta ceense cerró la temporada con dos medallas nacionales sub-20 y un concurso en el Campeonato de Europa


Carballo / La Voz

«Hai tres anos non era capaz de facer unha mínima para o Campionato de España e, agora, fun campión e subcampión nacional, e ata estiven nun Campionato de Europa». Así resume Elian Numa López Iglesias (Cee, 2000) su progresión a lo largo de todos estos años. El 2019 ha sido el año de su despegue, pues se proclamó campeón nacional sub-20 en los 800 metros lisos en pista cubierta y, también, subcampeón estatal al aire libre. En esta última cita, logró con un minuto, 49 segundos y once centésimas de segundo, la marca mínima para participar, por vez primera, en el Campeonato de Europa de su especialidad, el medio fondo.

Por todo esto, son muchos los que ya lo sitúan como una de las firmes promesas del atletismo gallego y futuro olímpico. Esta meta no la ve cercana (Tokio 2020), pero tampoco imposible: «A marca que me piden para Tokio está tres segundos e medio por debaixo da que teño. Tanto o meu adestrador coma eu estamos centrados, máis ben, nos Xogos Olímpicos de París do 2024, pero todo pode suceder», dice. Es especialista en los 800 metros y, un poco menos, en 1.500. Incluso hizo los 400. El objetivo que se plantea es tratar de prepararse más en fondo.

Los orígenes

Se adentró en este deporte en su localidad natal con la Agrupación Deportiva Olimpia. De hecho, fue el primer alumno. Pero ya antes participó en cursos escolares. Por aquel entonces no destacaba, pues en los comarcales nunca quedaba entre los diez primeros, pero era feliz. «Dende o primeiro día namoreime do atletismo sen saber por que», dice con entusiasmo. Tras cuatro años en el club ceense, se mudó a vivir a la ciudad herculina por motivos académicos y empezó a entrenar en Coruña Comarca con Jose Carlos Tuñas Dugnol, su actual técnico. Fue ahí donde pegó el salto de calidad: «Xa en Cee me gustaba moito correr e adestraba moi ben. De feito, cheguei a ser campión galego. Pero foi na Coruña onde collín conciencia de que me gustaba moito este deporte e que quería dedicarme a el. E pouco a pouco foron chegando os éxitos», explica.

En ello influyó la rutina de entrenamientos. Comenzó a entrenarse cinco días a la semana, que ahora se volvieron en seis, doblando, incluso, a veces, sesión. Compagina el deporte con los estudios de Derecho de manera bastante llevadera, afirma. Y es que desde el año pasado tiene la licencia de deportista gallego de alto nivel. Tampoco dice estarse perdiendo su adolescencia, pues «cada un ten a súa vida e as súas circunstancias», sentencia maduramente. El atleta coruñés Andrés Díaz y su primer entrenador, Jorge Rodríguez Lariño, son sus referentes, asegura.

Al preguntarle cómo se ve en un futuro, contesta: «Creo que todos os anos vou tendo unha melloría substancial e, simplemente, desexo seguir mellorando ó ritmo como fixen ata agora e, quen sabe se nun futuro, participar nun Campionato do Mundo en categoría absoluta ou, oxalá, nos Xogos Olímpicos, que é o soño de todo deportista». Con la temporada recién terminada, descansará hasta el día 15 para luego regresar preparando cros y fondo: «Quizais dea o salto ós 1.500», anuncia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El despegue de Elian Numa