Jorge Prado da un paso de gigante hacia el título

Ganó en Bélgica y suma ya trece victorias en los trece grandes premios disputados


La Voz

Las cuentas salen. Y podrían faltar apenas dos semanas para que Galicia vuelva a festejar un Campeonato del Mundo. Jorge Prado lo ha vuelto a hacer, y van trece veces (de catorce posibles). En esta ocasión, arrasó en el circuito de Lommel, la catedral del motocrós europeo y que fue su casa durante su etapa en Bélgica, justo antes de enrolarse de lleno en las filas de KTM. De hecho, la familia del piloto gallego todavía mantiene su hogar en las inmediaciones del circuito en el que ayer Jorge se acercó un poco más al título.

Solo quedan cuatro grandes premios y Prado cuenta con 124 puntos de diferencia sobre Olsen, de modo que si en el próximo gran premio (Imola, Italia, el 18 de agosto) obtiene más de 26 puntos de ventaja será bicampeón mundial. Imola ya le vio ganar el título del año pasado.

Conocía el trazado belga a la perfección el gallego y por eso salió a por todas, como siempre, sin confianzas innecesarias. Sabía que es el circuito más complicado del calendario, ya que la arena blanda no solo hunde las motos, sino que provoca que los baches sean cambiantes y los pilotos tengan que extremar al máximo la concentración y el esfuerzo físico.

Para Jorge Prado, todas estas circunstancias no son impedimento de victoria. Antes al contrario, ayer firmó su tercer triunfo consecutivo en Lommel, cimentado desde la jornada del sábado.

Fue el piloto más rápido en las sesiones libres y continuó su dominio durante los entrenamientos cronometrados y las mangas clasificatorias. Otra pole position que le ratifica como el mejor de la categoría de forma incontestable. El rodillo que aplica Jorge Prado llega a tal límite que incluso estableció el mejor tiempo en el warm up de ayer.

Desde hace casi un año, nadie puede plantar cara al actual campeón del Mundo de MX2 y a punto de revalidar el título. Sus arrranques son tan demoledores que sus rivales apenas tienen la opción de observarle marcando un holeshot tras otro. Ayer no fue diferente.

Tras llegar a la primera curva con varios metros de ventaja, el resto de la carrera se plantea para los demás pilotos como una remontada imposible. En esta primera manga, Prado logró, una y otra vez, la vuelta rápida y llegó a tener casi medio minuto de ventaja. Por detrás, la lucha era encarnizada y los que teóricamente estaban destinados a pelar con Prado por el título se veían abocados a competir por las migajas. La presión que traslada el gallego es tal, que sus rivales cometen errores graves. Como el de Thomas Kjer Olsen, que se cayó fuera de la pista intentando mejorar su cuarta posición. El belga Jago Geerts, por su parte, remontó desde el último puesto, tras caer en la salida, hasta el segundo.

En la segunda manga no hubo lugar al pulso entre Prado y Geerts, porque el gallego marcó otro holeshot y mantuvo un gran ritmo. Incluso sufrió una caída en la última que supo neutralizar.

«He disfrutado mucho y eso que no es fácil disfrutar en una pista como Lommel, pero llegaba muy bien preparado y todo ha salido perfecto. En la segunda manga lo he dado todo rodando muy rápido e incluso he apretado hasta la última vuelta», analizó tras la carrera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Jorge Prado da un paso de gigante hacia el título