Un fallo contra el Dépor como equívoco hilo argumentativo

DEPORTES

J.J. Guillén

06 ago 2019 . Actualizado a las 18:50 h.

La RFEF tiene la facultad -contemplada en el art. 42.3.a de los Estatutos RFEF - de «suspender, adelantar o retrasar partidos y determinar la fecha y, en su caso, lugar de los que, por causa reglamentaria, razones de fuerza mayor, o disposición de la autoridad competente, no puedan celebrarse el día establecido en el calendario oficial».

Sin embargo, la lectura de la resolución revela que no se está ejerciendo esta facultad. Un ejemplo de esta facultad sería el aplazamiento del Celta-Real Madrid en la temporada 2016-2017 al clausurar el Ayuntamiento de Vigo el estadio municipal de Balaídos por razones de fuerza mayor (los daños estructurales producidos por un temporal). El partido se aplazó a otra fecha posterior. Este tipo de resoluciones son recurribles ante el Comité de Apelación. La de hoy no indica tal recurso.

No es esa la naturaleza de la resolución que ha sido publicada sino que en ella se razona que, a diferencia de los anteriores convenios de coordinación RFEF-LaLiga de los años 2010 y 2014 -en los cuales sí figuraba una autorización expresa de la RFEF para la disputa de partidos los viernes y/o lunes- en el convenio firmado el pasado 3 de julio de 2019 no se contempla tal autorización. A partir de ahí, la RFEF interpreta que, si el convenio no dice nada, la determinación de las fechas le compete a la RFEF y, en cambio, la Liga considera que ella es la competente para fijar fechas de juego para cada jornada del calendario.