Adrián Ben, el atleta más camaleónico

El viveirense, habitual en 1.500 metros, consiguió la mínima para el Mundial en los 800, una distancia que también domina


De que Adrián Ben es una de las más firmes promesas del atletismo gallego no hay duda, pero además el de Viveiro es un atleta camaleónico, aunque por tradición el 1.500 metros sea su hábitat más natural. Todavía en edad sub-23 demostró ambos extremos esta semana en Sabadell, logrando la mínima para el Mundial de Doha en los 800 metros con un tiempo de 1.45.78. Apenas unos días después de quedarse a las puertas de la final del Campeonato de Europa sub-23 en el milqui, lo que también demuestra su fuerza mental.

La mínima en la prueba de la doble vuelta a la pista no fue casualidad. Viajó a Cataluña a intentarlo o al menos a saber a cuánto estaba de ella. «Fun para intentalo. Non sabía se ía a saír ou se non, pero fun sobre todo para ver se non saía canto era capaz de facer e se quedaba cerca tentalo máis veces, pero saíu á primeira», comenta el atleta del FC Barcelona, que reconoce que la primera opción era conseguir billete en el 1.500 «pero tampouco me desagrada os 800 senón que é unha distancia na que me atopo bastante cómodo. Agora vou intentar facela en 1.500 pero esta tempada estáseme a atragantar un pouco».

Poco tiempo después de terminar la carrera de Sabadell, con una alta exigencia y en un día de perros, las sensaciones le confirmaban que acababa de hacer algo grande: «Esperei uns segundos a que saía o tempo e alí todo o mundo me dicía que collera 45.7», recuerda. Poco después conoció el tiempo oficial y el pasaporte mundialista.

No puede decirse que el 800 sea una prueba extraña para el viveirense. Lo dicen sus marcas en la etapa de formación y lo corrobora su cabeza: «Eu fago especialmente 1.500, pero tampouco me considero un corredor dunha carreira única. Fago 5.000, son campión de España de cros, fago 800, fixen obstáculos de pequeno. Cando era xuvenil fixen a mínima do noso mundial en 800, 1.500, 2.000 obstáculos e 3.000, tampouco me consideraba de pequeno atleta dunha soa proba, senón que se me dan ben unhas cuantas». Es más, piensa que «teño un bo físico para 800 que se me dá ben, e entón é bastante alentador».

Además, esta mínima salió sin una preparación específica, lo que le invita a descartar un cambio de rumbo en su cambio de ruta estival: «Para Doha queda moita competición por diante, moitos atletas que facer a mínima, así que isto non trastoca nada, senón que seguimos como ata agora».

Adrián, incluso, no descarta seguir probando en el 1.500 con la tranquilidad que da tener ya el billete asegurado en otra categoría. De entrada probará el martes en Castellón antes de viajar a casa para despejar la mente durante algunos días. Luego afrontará la parte final de la temporada con el mitin de Madrid y el campeonato de España y a finales de septiembre tocará Doha, una cita que en absoluto era prioritaria en su calendario. Para seguir creciendo y demostrando el atleta camaleónico que lleva dentro.

Le falta encontrar la carrera adecuada para tomar impulso en el 1.500 metros

El gran problema de Adrián Ben en el 1.500 metros es que hasta el momento no le ha salido la carrera deseada. «Cando fun a Francia a facelo collín unha moi mala carreira e un mal día porque caeu o diluvio universal, a xente non quería correr e entón todo sumado fixo que levara un pau bastante grande. Logo fun a Huelva, tampouco foi unha carreira moi boa e entón dixen ‘madre mía, tanto correr e tanto adestrar para despois non poder facer nada’. Igual se me atragantou un pouco por non ser capaz de atopar a carreira», apunta a modo de análisis el atleta con ficha del Barcelona.

Tampoco ayudó no meterse en la final del 1.500 de la cita continental de su categoría, algo que achaca a un error táctico: «De confiarme, nada. Tacticamente equivoqueime un pouco na carreira e nos últimos metros chegou un italiano dende atrás e me pasou, nada máis. Catro centésimas. Como di o meu adestrador, está ben correr pero sempre fai falta un pouquiño de sorte e non me acompañou».

Ese momento ya está pasado. En edad sub-23 Adrián Ben quiere aprovechar ahora la oportunidad para seguir creciendo. Le espera el mundial más otoñal de la historia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Adrián Ben, el atleta más camaleónico