La emotiva reflexión de María Vilas tras ser 33ª en su regreso a un Mundial de natación

La deportista de Ribeira, que había dejado la alta competición quemada, retomó los entrenamientos hace 10 meses


María Vilas culminó este domingo su reinvención como nadadora. Con la participación en el Mundial de Gwangju (Corea del Sur) cierra un viaje de 10 meses, los que transcurrieron desde que retomó los entrenamientos y zanjó la etapa retirada de la competición, hasta que se volvió a codear con la élite. Después de tocar la gloria con éxitos y récords y ser olímpica en Río 2016, Vilas dejó el CAR de Madrid en el 2017 quemada, y este domingo, después de ser 33ª en el Mundial de aguas abiertas en la prueba de 10 kilómetros, dejó una emotiva reflexión en las redes sociales. Con un especial agradecimiento a cuantos estuvieron a su lado en los momentos más duros y contribuyeron a animarla y devolverle el amor por su deporte, la natación

«Hay veces que con dar el 100% no es suficiente, y hoy ha sido uno de esos días! No ha sido un buen resultado, pero siendo realista tengo muchas cosas buenas que sacar y por las que estar contenta. No me conformo ni mucho menos, pero ha sido un paso más que me da impulso para lo que viene. Me quedo con todo lo aprendido, lo que he peleado, lo que he disfrutado a pesar de lo dura que fue la prueba y saber gestionar volver a estar en una competición a nivel mundial después de 3 años», comienza el escrito compartido en Instagram junto a un vídeo desenfadado lanzándose al agua desde el pontón.

«Hace menos de 10 meses que volvía a entrenar y llegaba a Pontevedra de la mano de Luisa y Fer [Luisa Domínguez y Fernando Zarzosa, los dos responsables del CGTD] con dos objetivos muy claros, DISFRUTAR y ponerme a mi máximo nivel, pero siempre sin olvidar el primero. A día de hoy, puedo decir que lo estamos consiguiendo, pero esto es sólo el principio», comenta luego en relación a su regreso a casa, tras difíciles experiencias en grupos de élite en Barcelona y Madrid.

View this post on Instagram

Hay veces que con dar el 100% no es suficiente, y hoy ha sido uno de esos días! No ha sido un buen resultado, pero siendo realista tengo muchas cosas buenas que sacar y por las que estar contenta. No me conformo ni mucho menos, pero ha sido un paso más que me da impulso para lo que viene. Me quedo con todo lo aprendido, lo que he peleado, lo que he disfrutado a pesar de lo dura que fue la prueba y saber gestionar volver a estar en una competición a nivel mundial después de 3 años. . Hace menos de 10 meses que volvía a entrenar y llegaba a Pontevedra de la mano de Luisa y Fer con dos objetivos muy claros, DISFRUTAR y ponerme a mi máximo nivel, pero siempre sin olvidar el primero. A día de hoy, puedo decir que lo estamos consiguiendo, pero esto es sólo el principio. . Gracias Luisa y Fer por todo lo que hacéis por mi día a día. Sin vosotros, sin vuestra confianza no sería posible todo esto. . Gracias a la persona que ha sido mi pilar, me entiende, me guía y siempre esta cuando la necesito, gracias @sandra_psicologia por estar conmigo en el camino❤️ . Gracias a todas las personitas que siempre están empujando y animando y que te ayudan a no rendirte, me siento muy afortunada. . Gracias a todo el equipo de aguas abiertas, que es un equipazo!! Pero sobre todo gracias @sergiswim y @willypuchi por acogerme tan bien en el grupo de entreno! . Gracias @rui_p_borges @fepossenti @angelicamrandre @anamarcela92 por haberme aportado tanto en tan poco tiempo! . Y por último, los que siempre están. GRACIAS MAMÁ, PAPÁ, ÁNGEL, FAMILIA, RAÚL, AMIGOS por apoyarme en todo lo que hago y darme fuerzas cuando las necesito❤️

A post shared by María Vilas (@mariavilas96) on

«Gracias Luisa y Fer por todo lo que hacéis por mi día a día. Sin vosotros, sin vuestra confianza no sería posible todo esto. Gracias a la persona que ha sido mi pilar, me entiende, me guía y siempre esta cuando la necesito, gracias @sandra_psicologia por estar conmigo en el camino??», dice en reconocimiento a Sandra Tabasco, la psicóloga del CAR de Madrid que la animó a tomarse un respiro cuando llegó a odiar la natación en el 2017, y la que guio después su proceso de recuperación anímica y deportiva. 

«Gracias a todas las personitas que siempre están empujando y animando y que te ayudan a no rendirte, me siento muy afortunada. Gracias a todo el equipo de aguas abiertas, que es un equipazo!! Pero sobre todo gracias @sergiswim y @willypuchi por acogerme tan bien en el grupo de entreno! Gracias @rui_p_borges @fepossenti @angelicamrandre @anamarcela92 por haberme aportado tanto en tan poco tiempo!», indica sobre sus compañeros de entrenamientos. 

«Y por último, los que siempre están. GRACIAS MAMÁ, PAPÁ, ÁNGEL, FAMILIA, RAÚL, AMIGOS por apoyarme en todo lo que hago y darme fuerzas cuando las necesito!!», cierra su emotivo comunicado Vilas, acordándose de su familia y su gente más próxima, en especial de Ribeira, a donde volvió para ser feliz. 

Con un tiempo de 1:54:47.20, la china Xin Xin ganó la prueba de 10 kilómetros, que se celebró en la ciudad de Yoesu, a unos cien kilómetros de la sede principal del campeonato, Gwangju. La plata fue para la estadounidense Haley Anderson y el bronce para la italiana Rachelle Bruni.

La española Paula Ruiz fue vigésimo cuarta con 1:55:31.20 y Vilas trigésima tercera con 1:57:34.40. 

María Vilas, así se reinventa una nadadora

PAULO ALONSO

Superada su retirada de la piscina por depresión, empezó de nuevo en Pontevedra, adelgazó 10 kilos, disfruta de sus avances y sueña con Tokio 2020

Esta es una historia dura con final feliz. Con varios altibajos ya para una nadadora prodigiosa de solo 22 años. El último capítulo, en el que ha conseguido encajar el deporte, el disfrute y la vida cerca de su casa de Ribeira, comenzó en junio del pasado 2018, con una llamada de teléfono a la entrenadora que la impulsó a la élite, Luisa Domínguez.

-Creo que estoy preparada, pero tengo miedo de volver a caer. ¿Todavía tengo algo dentro?

A finales de agosto, Vilas y Domínguez se reencontraron en el Centro Galego de Tecnificación Deportiva (CGTD) de Pontevedra. Para empezar un segundo viaje a la élite, con el poso de la experiencia. Quedaban atrás, al menos, cinco etapas diferentes en apenas tres años. Hasta septiembre del 2015 creció como una disciplinada nadadora de talla internacional gracias a su esfuerzo en Ribeira primero y en Pontevedra después. Se incorporó luego al grupo de élite de Fred Vergnoux y Mireia Belmonte, se dejó la vida en el intento de ser olímpica y lo consiguió en agosto del 2016, una experiencia tan intensa como para saber que no la quería repetir. En otoño de ese año buscó su sitio en el CAR de Madrid, un centro de élite diferente, pero donde todavía pagó en forma de depresión la resaca de su infernal esfuerzo para alcanzar los Juegos. Unos meses después se retiró de la natación para iniciar una nueva vida como una adolescente anónima en Madrid.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La emotiva reflexión de María Vilas tras ser 33ª en su regreso a un Mundial de natación