Alex Abrines vuelve: «No te podía ni ver. Incluso llegué a odiarte»

En febrero dejó la NBA por una depresión y ahora asegura que la ha superado y que vuelve, pero sin descubrir cuál será su destino


El pasado mes de febrero, Álex Abrines sorprendía con el anuncio de su retirada. Jugaba entonces en los Oklahoma City Thunder y renunciaba a 1,5 millones de euros por los cuatro meses que le quedaban de contrato. A sus 25 años, el mallorquín decía adiós y sin dar una explicación.

Cinco meses después, el baloncestista balear desvela en un desgarrador vídeo los motivos que lo llevaron a irse: una depresión. «Años y años de una amistad inquebrantable, hasta que todo se rompió porque empezaste a darme miedo. No te podía ni ver. Incluso llegué a odiarte», asegura dirigiéndose al balón con el que aparece en el vídeo.

«Vernos era poco más que una obligación -prosigue en el impactante vídeo- y a la más mínima oportunidad te esquivaba. Solo quería huir de ti y de todo lo que te rodea. Decidí decir basta. Quería luchar por nuestra amistad y recuperar juntos la sonrisa». Y ahora, una vez superada la depresión, Abrines concluye el vídeo con un rotundo: «Querido balón. He vuelto. Soy Álex».

El misterioso adiós de Abrines

D. A. B.

El mallorquín rescinde su contrato con Oklahoma por «problemas personales» y renuncia a millón y medio de euros por cuatro meses

Álex Abrines ya no es jugador de los Oklahoma City Thunder. El resto de la historia de su salida queda envuelta en una nube de misterio. El escolta mallorquín, de 25 años, finaliza por anticipado un contrato que firmó en julio del 2016 por tres campañas a cambio de 17 millones de dólares (15 millones de euros). Con el acuerdo amistoso de rescisión ahora anunciado, el español habría renunciado a más de millón y medio de euros por apenas cuatro meses. El motivo, los «problemas personales» del jugador, que nadie concreta.

Abrines cierra su tercera campaña en la NBA con 31 partidos disputados y unos números de 19 minutos por encuentro, 5,3 puntos y 1,5 rebotes. Abrió el curso con protagonismo en uno de los equipos más potentes de la Conferencia Oeste. Jugó los 14 primeros encuentros, paró tres y volvió a jugar los 15 siguientes. El jugador español había respondido ante la baja por lesión de Andre Robertson. Pero su carrera se frenó en Nochebuena, después de jugar cotra los Minnesota Timberwolves. Desde entonces solo tuvo una presencia testimonial en un par de encuentros ante Orlando y Miami. Y creció el misterio.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
NBA
Comentarios

Alex Abrines vuelve: «No te podía ni ver. Incluso llegué a odiarte»