El Mirandés regresa a Segunda

La Voz

DEPORTES

El conjunto burgalés logró el ascenso a la categoría de plata junto al Fuenlabrada, Racing de Santander y Ponferradina

30 jun 2019 . Actualizado a las 20:59 h.

El CD Mirandés es nuevo equipo de Segunda División, pese a perder por 3-1 ante el Atlético Baleares en el partido de vuelta de la ronda final disputado este domingo en el campo de Son Malferit. El 2-0 de la ida en Anduva fue determinante en el ascenso del conjunto burgalés, ya que tras el gol inicial del brasileño Matheus Aias (min. 17), obligó a su rival a marcar cuatro goles, y muy cerca estuvo de conseguirlo.

El Mirandés sufrió hasta el final, pero regresa a una categoría que perdió en el 2017 y lo ha hizo peleando ante un rival que no se lo puso fácil y contra el calor asfixiante -32 grados- en la capital balear. El madrugador gol de Matheus (min. 17) puso muy cuesta arriba la eliminatoria para el Baleares, que había afrontado el partido con ganas de marcar pronto, impulsado por el apoyo incansable de la grada.

Los blanquiazules acusaron el golpe y tardaron muchos minutos en crear peligro ante la portería de Limones, aunque la ocasión más clara llegó (min. 46) a través de unas manos de Melli en su área que el colegiado no apreció como penalti. El Baleares no cejó en su empeño de marcar un gol que, al menos, le devolviera la ilusión, y lo consiguió el delantero gambiano Nuha Marong por partida doble.

Nuha marcó dos goles en seis minutos y llevó el delirio a las gradas, que con el 2-1 empezó a creer en el milagro. Son Malferit se vino abajo con el tercer gol, obra de Marcos Jiménez, y los últimos minutos se jugaron bajo una tensión enorme, con el Baleares buscando el gol del ascenso de manera desesperada, y un Mirandés defendiéndose con todo.

El meta del equipo de Miranda, Jesús Reguillos «Limones», salvó a su equipo en el último minuto de la prórroga con una intervención providencial ante un disparo de Vallori. Al final, explosión de alegría en las filas del equipo burgalés y decepción enorme en las filas blanquiazules, que se quedó a las puertas de un ascenso a una categoría que se le resiste desde hace 56 años.

El Mirandés fue el último equipo en firmar su ascenso a Segunda, tras eliminar en el último encuentro de la fase de ascenso al Atlético Baleares, y se suma a CF Fuenlabrada, Racing de Santander y Ponferradina en la configuración de una categoría con siete equipos nuevos. A los descendidos de la Liga Santander -Girona, Huesca y Rayo Vallecano-, se suman los cuatro ascendidos de Segunda División B. El primer ascenso a la división de plata del Fuenlabrada, que se impuso al Recreativo de Huelva en el duelo de campeones de grupo, se le sumó el del Racing de Santander que hizo lo propio ante Atlético Baleares.

La fase de ascenso dejó los dos últimos equipos tras las eliminatorias. Ponferradina se impuso en la última al Hércules y el Mirandés firmó su retorno dos años después a Segunda con sufrimiento ante un Atlético Baleares que lo acarició en dos ocasiones pero se ve condenado a seguir en Segunda B

Ficha técnica:

3 - Atlético Baleares: Carl; Kike, Vallori, Rubén, Peris; Pedro Ortíz, Fullana; Hugo Díaz (Marcos Jiménez, min, 46), Samu, Canario; Nuha.