Abdou Thiam, el pívot que salió de Youtube

Abdou Thiam, que llegó a Galicia con problemas de nutrición, alcanza la LEB Oro con el Leyma después de tres años de evolución en la EBA


Con dos metros y doce centímetros entre la cabeza y los pies y unos brazos eternos, Abdou Thiam estaba empeñado en ser jugador profesional de baloncesto. El problema era el entorno. Dakar, capital de Senegal, no es el lugar ideal para pulir el potencial que le regaló la genética. Se buscó la vida. Un disparo al aire en forma de vídeo de presentación en YouTube fue su pasaporte a los despachos de equipos europeos. Se le vio, pero no cuajó. Más tarde un reclutador canario se lo trajo a España. Salió mal. Muy mal, pero cuando se cierra una puerta se abre una ventana. Abdou acabó asomándose a Betanzos enrolado en las filas del Santo Domingo. Los betanceiros, tras una temporada que casi les cuesta la plaza en Liga EBA, necesitaban una apuesta buena, bonita y barata. Abdou, que llegó a Galicia con un severo cuadro de anemia, buscaba una oportunidad real. Y tan real. Tres años después, este pívot de 20 años es jugador del Leyma Coruña.

«Nunca he entrenado a nadie con la proyección que tiene él. Tú ves sus estadísticas -más de 17 puntos y 14 rebotes este año-, pero sus posibilidades van más allá de lo que dicen los números». Son palabras de Iván Villaverde, el que ha sido su entrenador este año en el Santo Domingo. Al club coruñés llegó con tan solo 87 kilos, muy por debajo de lo que debería pesar un tipo que supera los 210 centímetros, fruto de las malas condiciones en las que estaba en Canarias. «Estaba al límite de la desnutrición», relataba Antonio Díaz, médico del club, a La Voz de Galicia hace algo más de un año. Hoy Abdou ya supera los 100 kilos y la idea es que siga subiendo. «Es muy móvil, muy largo. Salta muchísimo y tiene un gran tiro. Llegó a promediar más de un 90% en tiros libres y desde cuatro metros es capaz de anotar series de 20 tiros seguidos», asegura el entrenador. «Es un proyecto a medio plazo muy bueno», sentencia.

Luis Fraga nunca entrenó a Abdou, pero sí lo sufrió como rival desde el banquillo del Culleredo. «De EBA a LEB Oro es un salto muy grande. Ha sido dominante las dos últimas temporadas pero ahora tiene que evolucionar», asegura Luis, que cree que su entrada en la rotación será complicada. «Es una apuesta de futuro, pero imposible no hay nada».

Abdou y el milagro de Santo Domingo

Toni Silva

A los 18 años llegó desnutrido a Betanzos tras pasar por un club canario donde solo comía una vez al día. Hoy triunfa en la liga EBA con sus 2,12

«Cuando nos llegó aquí, el chico pesaba 87 kilos, hubo que recuperarlo». Ningún joven que pese 87 kilos hace saltar las alarmas por desnutrición. Salvo que el rapaz mida 2,12 metros. José María Valeiro preside el club Santo Domingo de baloncesto de Betanzos y habla así de Abdou Thiam, un pívot senegalés que este verano cumplirá 20 años y tres sin ver a sus padres ni a sus 13 hermanos.

Tampoco es que él se queje. Su vida podría ser envidiada por los amigos que dejó en Dakar. Esta temporada se ha mudado de la casa del médico del club a la del presidente, donde también reside un jugador macedonio. No ha de preocuparse por la comida. El Santo Domingo le proporciona clases particulares de baloncesto para explotar su potencial, trabajo extra en un gimnasio betanceiro, y le amplía su vida social como monitor en las actividades extraescolares de los colegios. «Y le hemos apuntado a la Escuela Oficial de Idiomas para que aprenda español», añade Valeiro. De hecho, cuando llegó a Betanzos le inscribieron en un instituto pero la barrera idiomática resultó insalvable.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Abdou Thiam, el pívot que salió de Youtube