Carroll silencia al Barça

Un triple del estadounidense permite al Real Madrid remontar un partido que los azulgranas llegaron a comandar durante 37 minutos para sumar la segunda victoria de los blancos y acariciar el título

E. COBOS

Colpisa

En un final de infarto, un triple de Carroll cuando el choque ya moría permitió al Real Madrid sumar su segunda victoria consecutiva en la final de la Liga Endesa y acariciar el título. Se sobrepusieron los blancos a una actuación superlativa de Thomas Heurtel para remontar un partido que se les puso muy cuesta arriba a causa de la intensa defensa que planteó Svetislav Pesic, que logró cortocircuitar a los blancos durante la mayor parte del encuentro pero que no fue suficiente para que los azulgranas asaltasen el WiZink Center.

Viajará la serie a la ciudad condal con un 2-0 que nadie ha sido capaz de levantar en una final de la ACB gracias al ataque de orgullo y casta del vigente campeón, que llegó a ir perdiendo por doce pero jamás dio su brazo a torcer y terminó dándole la vuelta al choque en un último cuarto no apto para cardíacos en el que resultó clave la dirección de Sergio Llull, la fe colectiva y el acierto de Jaycee Carroll, que con 25 puntos y un 5 de 7 en los tiros de tres para un 28 de valoración, enfervorizó al WiZink con un lanzamiento que enmudeció al Barça, al que no le bastó una actuación muy seria de casi todos sus efectivos para sacar el triunfo que perseguía a fin de avivar la final pese a ir mandando durante 37 de los 40 minutos del duelo.

Exigió dureza Pesic a sus pupilos tras señalar la falta de energía como clave de la derrota azulgrana en el encuentro anterior. Respondieron a la demanda del balcánico sus jugadores con mucha concentración de inicio en un duelo muy físico. Mucho más metidos que en el primer choque, donde encajaron un 9-0 de entrada del que ya no pudieron reponerse, los visitantes elevaron la intensidad defensiva, cortocircuitando el ataque del Real Madrid, al que le costó 2:36 anotar su primera canasta y que fue a rebufo todo el primer cuarto. Cuatro pérdidas de balón en los diez primeros minutos, frente a las seis con que completó el primer envite, daban cuenta de la mala puesta en escena de los blancos, que llegaron a verse diez abajo tras un parcial de 3-13 favorable al Barça después el empate a cuatro que estableció Tavares con un mate, aunque los locales lograron frenar la sangría con cuatro puntos consecutivos para cerrar el primer cuarto.

Desacertado también en el triple -falló sus siete primeros lanzamientos desde el perímetro hasta que Carroll enchufó su segundo intento-, el Madrid sufría con las transiciones azulgranas, con un incisivo Heurtel al que no lograba contener esta vez Taylor, protagonista de dos desafortunadas acciones de los blancos al recibir primero un tapón de Hanga en un contraataque y fallar después un mate sin oposición. Ayón se erigía en sostén de los locales con seis puntos en el segundo cuarto que evitaron el despegue azulgrana pese a los ocho en el mismo periodo de Heurtel. Con las defensas primando sobre los ataques, era el Madrid el más incómodo, pero un parcial de 10-0 con dos triples del cañonero de Wyoming dio su primera ventaja al vigente campeón, que con un quinteto conformado por el estadounidense, Llull, Causeur, Ayón y Thompkins encontró un modo de destrabar su ataque y frenar al Barça, que se aferró otra vez a su superioridad en el rebote ofensivo para resistir la acometida de su adversario y marcharse cinco arriba al descanso tras un parcial de 0-7 para los visitantes.

Cegados Campazzo y Llull-sólo dos puntos del balear en el primer periodo sin que el argentino viese aro-, Heurtel era un martillo pilón en el bando azulgrana. Un triple del francés tras otro de Oriola elevó a 11 la renta del Barça (33-44), pese al contratiempo que supuso la cuarta personal de Tomic al poco de la reanudación. Subsistía apenas el Madrid desde la línea de personal, pero faltaba fluidez en el ataque de los blancos, nublados por la eficaz defensa del Barça y amargados por un Heurtel inabordable. Excelentemente escoltado por Claver y Oriola, el base galo manejaba a su antojo el duelo y sólo su marcha al banquillo, agotado tras unos minutos espectaculares, dio aire al Real Madrid, que se conectó al marcador con tres triples consecutivos de Carroll, Rudy y Llull.

Tirando de casta logró el Real Madrid equilibrar el enfrentamiento con un triple de Carroll en el cuarto decisivo, pero mantuvo el temple del Barça y contuvo la reacción del vigente campeón con un parcial de 1-10 que parecía matar definitivamente el pulso. Mas los blancos emergieron una vez más para reponerse con los puntos de Llull y Randolph hasta que llegó el tiro de gracia de Carroll.

Real Madrid-Barça Lassa (81-80)

Real Madrid: Campazzo (4), Rudy Fernández (7), Deck (1), Randolph (6) y Tavares (11) -quinteto inicial-. Llull (13), Ayón (8), Thompkins (3), Causeur (2), Taylor (-), Reyes (1) y Carroll (25)

Barça Lassa: Pangos (9), Ribas (2), Claver (12), Singleton (4) y Tomic (6) -quinteto inicial-. Hanga (-), Heurtel (30), Oriola (12), Kuric (-) y Smits (5)

Parciales: 11-17, 18-17, 24-25 y 28-21

Arbitros: Martín Bertrán, Conde y Serrano. Eliminados por faltas Campazzo, Randolph y Oriola

Incidencias: Segundo partido de la final de la Liga Endesa, disputado en el WiZink Center de Madrid ante 12.247 espectadores

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Carroll silencia al Barça