Alberto Juantorena, vicepresidente de la IAAF: «Si lo hice yo, lo puede hacer otro»

X.R.CASTRO

DEPORTES

El único campeón olímpico en 400 y 800 metros, en Montreal 76, ve factible se que repita

17 jun 2019 . Actualizado a las 09:48 h.

La de Alberto Juantorena (Santiago de Cuba, 1950) es una vida pegada al deporte. Comenzó en el baloncesto y terminó como doble campeón olímpico de 400 y 800 metros en los Juegos de Montreal de 1976. Cuarenta y tres años después nadie ha podido repetirlo. Y en ese medio siglo el cubano no se ha retirado a sus cuarteles de invierno. Preside la federación de su país y es el vicepresidente de la Federación Internacional de Atletismo, en donde centra su trabajo en el área geográfica en donde reside. Juantorena, que la pasada semana estuvo en A Coruña invitado por Isidoro Hornillos, el presidente de la FGA, piensa que algún día surgirá otro atleta que le emule y sostiene que pese a los cambios y a la tecnología lo más importante del más universal de los deporte sigue siendo el hombre.

-Juantorena no abandona la primera fila del atletismo.

-Me muevo en el mundo del deporte, sobre todo en Cuba, y trabajo a favor del atletismo a nivel mundial. Soy vicepresidente de la IAAF y tengo que ver mucho con el área NACAC, naciones de Centroamérica y el Caribe. Me intereso mucho por todo lo que tiene que ver con nuestro deporte.

-¿Qué queda de aquel Juantorena que sorprendió a todos en los Juegos de Montreal?

-Mucho entusiasmo a pesar de que ya casi tengo 70 años y mucha consideración para el deporte mundial. Fundamentalmente lo que me gusta es trabajar con la juventud. Enseñarle y darle los consejos adecuados.

-¿Aquel doblete olímpico que nadie ha podido emular es lo mejor que le ha pasado en la vida?

-Sinceramente sí. Es cierto que ese doblete olímpico no lo ha conseguido ningún otro ser humano, pero yo soy un ser humano y por eso tengo la convicción de que también lo puede hacer otro cualquiera. Es conseguible por otro ser humano, aunque sí considero que es mucho más difícil de hacer hoy en día porque la especialización es más alta y está más presente en los eventos. También necesitaría un horario muy bien adaptado para que pudiese, como lo hice yo, participar todos los días el atletismo (para pasar las diferentes cribas). Es muy difícil pero se puede.

-¿Pero a día de hoy parecen dos distancias casi antagónicas?

-Son dos carreras muy distintas. El 400 es la última de la velocidad y el 800 la primera del mediofondo, una consume oxígeno y la otra no, estamos hablando de casi dos mundos. Sé que es muy difícil hacer estas dos carreras, pero si lo hizo un ser humano lo puede hacer otro.

-¿En qué ha cambiado el atletismo desde sus inicios hasta hoy?

-Las pistas son más rápidas, la tecnología ha cambiado muchísimo pero al final si no hay una persona con la decisión, determinación y voluntad de hacer las cosas de nada vale todo lo demás. En el atletismo lo fundamental es el hombre, su disciplina, entrega, coraje y valor, y por supuesto el nivel de sacrificio diario de cada persona.

-¿Es el atletismo el deporte más universal de todos?

-Sin el atletismo es muy difícil hacer otros deportes. Es el deporte básico y también la disciplina en donde las diferencias son menores porque todo el mundo tiene cualidades para practicar alguna de las modalidades. El deporte es, además, algo muy bonito que permite crear relaciones especiales muy lindas.

-¿Qué es el atletismo para usted?

-Mi vida, lo mejor que me ha podido pasar.

-¿Y en dónde se ha sentido mejor, como atleta o como dirigente deportivo?