Nepal quiere echar del Everest a los aficionados

DEPORTES

Una comisión, a petición del gobierno, pretende modificar los requisitos para obtener una licencia: solo alpinistas experimentados y que demuestren estar sanos

13 jun 2019 . Actualizado a las 21:37 h.

Nueve muertos entre abril y mayo, con un récord de permisos para escalar el Everest, 381 licencias. El gobierno de Nepal, ante unas imágenes que han dado la vuelta al mundo, la cascada de reclamaciones, y unas consecuencias fatales se plantea seriamente endurecer los criterios que exige para embarcarse, en una expedición comercial, a la conquista del pico más alto del planeta. Y se ha puesto manos a la obra para ello. El ejecutivo nepalí ha puesto en marcha un comité de cinco expertos que tienen como cometido investigar los nueve fallecimientos de escaladores -once en total si sumamos la otra cara del Everest- lamentados en apenas unas semanas. Pero no sólo. Esa es la excusa perfecta, ya que el objetivo del comité no será aportar pruebas a los forenses. Será dictaminar qué medidas debe tomar el gobierno para evitarlo en el futuro. «Deberá estudiar políticas, leyes y pautas relacionadas con el alpinismo y recomendar los cambios necesarios», admitía el director general del Departamento de Turismo, Dandu Raj Sharma.

Varios funcionarios nepalíes han adelantado ya al New York Times que una de las medidas más probables será la de restringir el acceso a las expediciones -deportivas o comerciales- a aquellos alpinistas que no acrediten pruebas suficientes de su experiencia como escaladores y un certificado médico que demuestre unas condiciones saludables aptas para poder abordar ese reto.

Cada año, sumando sus diferentes vertientes, unas 5.000 personas tratan de conquistar la cima más elevada del planeta y más de 300 -según los datos oficiales- han muerto en el intento.