La clave en Monterrey, los tiros a «green»


Bebble Beach es para mí uno de los mejores campos del mundo, uno de los lugares más bonitos donde yo he podido jugar al golf. El precioso recorrido de la península de Monterrey es también uno de los escenarios más complicados si la organización lo quiere. Con viento, se vuelve muy complicado. Sobre todo, la dificultad radica en los segundos golpes. Las calles son bastante generosas, pero los tiros a green se complican porque hay que ser muy precisos para encontrar plataformas normalmente muy duras. El viento dificulta mucho los hoyos 10, 11 y 12, y también merece respeto el famoso par 3 del 17, antes de una calle que a un líder en busca de la victoria le permite negociar con cierta facilidad el último trámite del 18.

A Pebble Beach llega Koekpa, convertido en el jugador de los majors, porque está siempre ahí para ganar. Seguro que estará otra vez en la pelea. Pero añadiría varios jugadores muy importantes en un muy buen momento de juego, como Rory McIlroy, Justin Rose y Francesco Molinari, un deportista tocado por el talento en esos tiros a green de los que hablaba. ¿Un outsider? Patrick Cantlay, un joven muy en forma y cuyo juego me encanta.

Sería fantástico que Tiger ganase y recortase otro major más en su persecución de Nicklaus. Woods juega muy bien en este campo, como demostró en el 2000. En mi opinión, se encuentra en tan buen estado de forma como en sus mejores tiempos. Así que el golf está de enhorabuena.

Los españoles no llegan en el mejor momento. Ni Sergio está en forma ni centrado, ni Rahm ha conseguido buenos resultados en los últimos torneos. Pero ambos tienen el juego necesario si cogen una semana buena.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La clave en Monterrey, los tiros a «green»