Alemania, un reto menos imposible para España

La selección española afronta el partido de hoy contra las teutonas con optimismo tras el triunfo contra Sudáfrica en el debut


Jorge Vilda no se baja del carro de la prudencia. El seleccionador español sabe que Alemania es la favorita en el segundo partido del Mundial que se disputa hoy (18.00 horas, Gol) y cree que la lesión de Dzsenifer Marozsán, su gran estrella, no les hace tener más opciones de conseguir el triunfo a sus jugadoras.

«Tenemos una oportunidad de hacer historia, de ganar a Alemania, hemos venido a eso y es lo que queremos», dijo a modo de desafío hacia sus futbolistas. La última vez que se midieron ambas selecciones, el partido terminó con empate a cero y puede servir de referencia a la hora de plantear el choque. «Puede tener ciertas similitudes, fue su último partido con el anterior seleccionador pero el bloque es el mismo. Es la vez que más cerca hemos estado de ganarles», reconoció optimista.

Vilda, que se mostró prudente al recordar que Alemania «es favorita en el Mundial, y favorita para ser primera de grupo. Su palmarés lo dice todo», pero también quiso ser optimista y avisó de que «la mejor versión de España todavía está por verse». También se mostró encantado con la expectación que rodea a la selección.

«La victoria ante Sudáfrica en el primer partido nos ha dado moral para afrontar los siguientes encuentros», dijo Marta Corredera. Si no hubiera conseguido el triunfo ante Sudáfrica, España afrontaría el duelo ante Alemania con el agua al cuello y la necesidad de sumar un punto para no jugarse todo ante China en la última jornada, pero esos tres puntos en el debut, permiten a las chicas de Jorge Vilda plantarse ante la «todopoderosa Alemania», como la define el seleccionador, con confianza, positivismo, ambición y atrevimiento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Alemania, un reto menos imposible para España