Dos genios, tan distintos y parecidos

Fernando Rey Tapias

DEPORTES

Federer y Nadal reeditan hoy en París uno de los duelos más intensos y ejemplarizantes de la historia del deporte

06 jun 2019 . Actualizado a las 23:37 h.

Uno es diestro, longilíneo, elegante, con una técnica exquisita de golpes, con revés a una mano, amante de practicar un juego variado en el que prima el ataque, con la hierba como su superficie preferida, con un comportamiento díscolo en su etapa juvenil, pero extraordinariamente reconducido y modelado por su mujer, con la que ha formado una familia numerosa.

El otro es zurdo, musculoso, explosivo, con una técnica especial, innovadora en muchos de sus golpes, con revés a dos manos, amante de la consistencia, con la tierra como la superficie en la que su juego es más eficaz, con un carácter excepcional, modelado desde su más tierna infancia por su tío.

En contraposición a las notables diferencias, ambos coinciden en la pasión por su profesión, en lo atractivo de sus personalidades, en su competitividad, en dar espectáculo en todas las superficies, en conseguir los mejores currículums de la historia del tenis y hacerlo con un juego limpio ejemplar. Ambos se han retroalimentado de la presencia y del nivel del otro para superarse. Y hoy regalan un duelo al tenis, en la semifinal de Roland Garros (Eurosport, 12.50) con el que pocos contaban ya en la tierra de París.