Ainhoa Lameiro, la pionera que abrió un nuevo paso entre las aguas al piragüismo gallego

Primera internacional gallega absoluta en eslalon, su desparpajo la hace triunfar sobre los canales a una velocidad impropia de sus 18 años


Vilagarcía

Hace una semana se le acabaron las vacaciones a Ainhoa Lameiro Rodríguez (Salceda de Caselas, 21/09/2000). Seis días de bendito descanso entre su histórico hito para el piragüismo gallego, y el inicio de la concentración con la que la selección española de eslalon comenzó a ultimar su preparación para el Campeonato de Europa del 30 de mayo al 2 de junio en la localidad francesa de Pau. La misma en la que el 4 de mayo la joven canoísta del Club Piragüismo Penedo de Tui se convertía, con tan solo 18 años, en la primera gallega en alcanzar la internacionalidad absoluta en la hermana pequeña del piragüismo olímpico a este lado del Padornelo.

Lameiro se ganó el derecho a participar en la prueba de C1 del Europeo. También, el próximo mes, en la de las Copas del Mundo de Londres (14 al 16 de junio) y Bratislava (21 a 23). Dos últimas citas en las que competirá por la plaza en el Mundial de septiembre en La Seu D’Urgell, con el grueso de los pasaportes olímpicos en juego, con las otras dos españolas clasificadas en el selectivo de la Real Federación Española de Piragüismo, la catalana Nuria Vilarrubla (28 años) y la vasca Klara Olazabal (20).

«Me alegra estar ahí, y optar a la carrera por la plaza olímpica. Pero a mí me queda aún muy grande», suelta Lameiro. Lo hace con la sinceridad que la caracterizaba ya cuando con 12 años decidió probar qué era eso del piragüismo del que les había ido a hablar a su colegio el entrenador del CP Penedo, Juan José Rincón Soliño. «Cuando tenía que decir algo, me lo decía. Nunca tuvo miedo. Su temple, eso es lo que más destacaría», comenta el que fue el primer mentor de Lameiro.

Ainhoa se inició en la pista, pero duró un año. «No era lo mío. Para mí remar recto todo el rato era muy aburrido», explica una palista que confiesa sorprendida: «Nunca imaginé llegar a donde estoy, todo esto que me está pasando; ni de lejos». Claro que ya sabe de la capacidad que los hechos tienen de cambiar perspectivas: «Mi primer entrenador me decía que podía llegar a ser buena, pero que tenía que entrenar. Pero era pequeña» para verlo en esos primeros momentos. «Hasta que gané mi primer campeonato de España, en mi segundo año, y me cambió el chip».

Con 14 años se hizo un hueco en el Centro Galego de Tecnificación Deportiva de Pontevedra. Cuatro cursos pasó en él. Entrenando como todos los gallegos en Galicia, con un brazo atado por la ausencia de un canal de eslalon en la comunidad. La calidad y la mentalidad de Lameiro desbordaron tamaño dique de contención, con la ayuda de los sucesivos responsables de eslalon del CGTD, los vascos Ekhi Diez y David Pérez. Internacional en el Mundial y el Europeo juvenil en sus tres años en la categoría, Ainhoa abrió su palmarés con España con el bronce mundial en C2 mixto el año pasado en Ivrea, Italia, junto al vasco Pau Echaniz.

«Tiene una buena navegación. Con poco esfuerzo logra que corra mucho su piragua. Y ha aprendido a competir», dice de ella Pérez, su último técnico en Pontevedra.

Contrastada su competitividad fuera de España, a Ainhoa se le abrieron en septiembre las puertas del grupo nacional de eslalon, con base en La Seu bajo la dirección técnica de Jordi Domenjó. «Este año fue duro. Vivir a 1.000 kilómetros de casa, de los tuyos, compaginando el deporte con los estudios -de Administración y Dirección de Empresas por la UOC, universidad online-». Y, desvela la gallega, también encadenando lesión tras lesión, dos semanas parada a finales de otoño al descubrir por unas molestias que tenía el hombro derecho salido de su sitio no sabe desde cuándo, un mes y medio en el dique seco tras romper en enero fibras del pectoral; y durante las tres últimas semanas, con las cuatro pruebas del selectivo repartidas entre la última de abril y la primera de mayo, con «dolor en el hombro izquierdo, que no me saben decir de qué». Y ahí entra el gen que ha llevado hasta aquí a Ainhoa: «Soy persistente. No me rindo por nada». Y así ha separado las aguas para abrirse paso en la modalidad de eslalon, que venía siendo coto de vascos y catalanes.

Ainhoa Lameiro: vuela como una mariposa, pica como una avispa

Jordi Domenjó

Considero que Ainhoa tomó una buena decisión al desplazarse a La Seu para continuar con su desarrollo deportivo. Pese a algunos altibajos a lo largo de la pretemporada, hemos podido apreciar progresión tanto en el juego técnico, trabajando en sus carencias de forma metódica, como en el marco mental, que ha sabido optimizar para expresar su capacidad en competición.

Ainhoa inicia las pruebas de selección con un solo objetivo: cazar en cada manga esa sensación, tan evasiva, que todo deportista anhela: fluir y dejar que el instinto y la memoria muscular hagan su trabajo. «Vuela como una mariposa, pica como una avispa».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ainhoa Lameiro, la pionera que abrió un nuevo paso entre las aguas al piragüismo gallego