Pablo Dapena: «Soy de cabeza dura»

El subcampeón del mundo de triatlón admite que ha pasado tantas horas en la piscina que ahora la natación es la disciplina que menos le gusta


Los triatletas son una gente ocupada. Cuando no están nadando, están corriendo. Y cuando no, en bici o comiendo hidratos. Así que pillo a Pablo Dapena (Pontevedra, 1988) descansando tras un duro entrenamiento antes de empezar el siguiente. Si yo fuera él, aún estaría en la nube de haber conseguido una medalla en mi ciudad. Pero a Pablo no le da tiempo, tiene mucho que hacer. Ya saben: correr, nadar...

-Subcampeón del mundo. ¡Y en casa...! Contento, ¿no?

-Más que por estar en casa, fue por la cantidad de gente, vecinos, amigos, que se juntaron allí para animar. Nunca pensé que podría ir tanta gente a animar a un triatlón. De vez en cuando miro algún vídeo y es una motivación para seguir entrenando.

-¿Ya lo asimiló?

-Lo bueno o lo malo de este deporte es que no te da tiempo a asimilar las cosas porque, en cuanto pasa la semana, ya tienes un objetivo para la semana siguiente. Hay mucho que hacer.

-¿Lo celebró de algún modo especial?

-Yo soy muy de rutinas. Aquella noche fui a cenar con la gente de la federación. Y luego fui a ver a Doctor Queen.

-Se tomaría una cervecita...

-¡Claro! Ayuda a recuperar. O eso dicen. Una sí. Más ya...

-¿Cuántas horas se pasa entrenando cada día?

-Entre cinco y siete según la época del año.

-Una jornada laboral.

-Yo vengo de la natación. Y eso supone estar metido en una piscina muchas horas. La natación y la gimnasia son los deportes más duros. No solo física sino mentalmente.

-¿Y nunca piensa en qué hará cuando lo deje?

-Mucho tiempo no da, aunque yo no soy un triatleta al uso porque también entreno a otras personas. Creo que mi futuro pasa por dedicarme a entrenar a gente.

-Me refería más bien a si a veces tiene momentos de debilidad en los que piensa, cuando lo deje voy a hacer...

-No, no, eso sí que no. Soy de cabeza dura.

-Una de las tres disciplinas le gusta menos, ¿cuál es?

-La natación. Es que llevo desde los 3 años en la piscina.

-Usted ha contado que tenía asma de pequeño. ¿Cómo lo lleva?

-Digamos que si voy a una casa con muchísimo polvo noto que no estoy curado del todo. Pero a día de hoy, en mi vida cotidiana, no tengo problemas. No tengo que usar inhaladores ni nada.

-¿Y cómo se define como entrenador, muy duro?

-Soy flexible, porque yo vivo lo que ellos sienten y sé gestionar esas situaciones. Hay gente que viene por la tarde, de trabajar, a veces cansados y quieren disfrutar de esto. Ya les veo la cara. Si no tiene buenas sensaciones, es mejor cortar el grifo.

-Leí una entrevista en la que decía que, si no tiene nada que hacer, se pone a ordenar los armarios.

-Durante buena parte del año no tengo tiempo para mí. Cuando descanso, sin entrenar, el día se hace muy largo y me pongo a hacer esas cosas. Lo que no hago es estar tirado en la cama o viendo películas. Me gusta hacer cosas productivas.

-¿Dónde guarda las medallas?

-En la habitación. Colgadas por ahí.

-Tengo un amigo que se queja de que le cierran la ciudad con frecuencia para hacer pruebas deportivas. ¿No hay ya demasiada gente corriendo por la calle?

-El deporte es una manera de vivir, de alargar la vida, de disfrutar de ella. Solo veo cosas positivas. Si se hacen carreras es por el bien común. No se deben poner peros ni nada. Es más, debería incidirse más desde la edad temprana y tendríamos a menos niños obesos. Pero yo no soy político. En mi ciudad se hizo un campeonato del mundo que, con sus diferentes eventos, duró casi una semana, y dio una lección de civismo.

-Usted es muy de Pontevedra.

-Bueno, viví en A Coruña también. Y cuando estaba allí solo volvía a Pontevedra en Navidad y en verano. Yo soy de muchos sitios.

-¿Qué quería ser de mayor cuando era pequeño?

-No recuerdo tener muchas ilusiones. Quería hacer periodismo.

-¿Tiene tiempo para el amor?

-Personalmente no me gusta depender de nadie ni que nadie dependa de mí. Prefiero estar tranquilo. Hay triatletas que son pareja porque están siempre juntos. Yo no busco eso.

-¿Celta o Dépor?

-Dépor. Soy un desgraciado.

-¿Cómo?

-Mire, yo no veo partidos del Madrid ni del Barça, solo veo al Dépor. Y es un desastre.

-Defínase en pocas palabras.

-Como diría Loquillo, feo fuerte y formal.

-¿Cocina algo?

-Soy muy básico en la cocina. No me gusta hacer cosas nuevas. Voy a tiro fijo.

-¿Tiene algún sitio favorito?

-Tengo muchos. Afortunadamente he podido viajar por muchos sitios. Si hablamos de ciudades, me gusta mucho Praga y Budapest.

-Una canción.

-Be yourself, de Audioslave.

-¿Qué es lo más importante en la vida?

-Disfrutar de las cosas que hacemos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Pablo Dapena: «Soy de cabeza dura»