Del Ajax desde pequeñito, más de los Rockets que Beyoncé


Esta semana he quedado con un amigo que vive en Madrid y que se ha venido a Galicia a pasar unos días, que de tenderlos no sé, pero haciendo puentes los de la capital son unos auténticos máquinas. De las primeras cosas que me ha preguntado es que qué opinaba del gol de falta de Messi contra el Liverpool. El tipo no sé cuánto hace que no pisa Barcelona, si es que ha estado alguna vez. Como digo, vive en Madrid y cuando yo lo conocí vivía en Betanzos, pero por alguna razón es más del Barça que Gaspart. Me encantaría verlo algún día apoyando al Betanzos CF en el García Hermanos, dándose cuenta de que el drama de verdad está en la Preferente y no en caer en cuartos de la Champions contra el Roma. Sobre el gol, no sé si buscaba explicaciones sobre cómo era posible semejante genialidad desde mi gran sabiduría futbolística -ninguna- o que le bailase el agua diciéndole que solo un genio llegado de otro planeta es capaz de algo así. Encogerme de hombros me pareció lo más apropiado.

No quise confesarle que yo soy más del talento derrapando en una curva y cayéndose a la cuneta. Messi es demasiado bueno para que me fije en él. Bastante he tenido con verle recoger pelotas en la portería de mi equipo. Yo soy más de Ronaldinhos, Cassanos, Recobas y Gutis. De Ronaldo retorciéndose de dolor contra el Lazio, del verano que Boban fichó por el Celta y de David Vidal yendo a buscar a casa a Mágico González. De la de cal y la de arena de Maradona.

Cuando la pasada madrugada Stephen Curry quiso ser más Jordan y se quedó corto en un sinsentido de mate con el partido perdido se me dibujó una sonrisilla. Este año soy bastante más de los Rockets de lo que ha sido nunca Beyoncé. Hasta que ganen la NBA, entonces comenzaré a despreciarlos con algún argumento que ya me inventaré pero que seguramente implique a James Harden y al abuso del tiro de tres a lo que ha quedado reducido el baloncesto. Voy de Cánovas o Sagasta defendiendo el turnismo, pero en realidad es por ser un poco insoportable.

Si el Barça gana al Liverpool y Salah no se recupera a tiempo de su golpe, ganará puntos. «Si hubiese jugado...». Más aún después de lo de Ramos. Y a partir de ahí, con el Ajax a muerte. Lo siento por mi amigo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Del Ajax desde pequeñito, más de los Rockets que Beyoncé