Rubiales impone su modelo

Pese al rechazo a los cambios, la Copa se jugará a partido único hasta semifinales, la Supercopa tendrá cuatro equipos y crea un torneo alternativo a la Liga Iberdrola


La Federación Española de Fútbol sacó ayer adelante el calendario para la temporada 2019-2020, con los nuevos modelos de competición en Copa del Rey y Supercopa. Pese al rechazo de la Liga y de gran parte de los clubes femeninos, la Asamblea de la RFEF celebrada ayer en Las Rozas validó unos cambios que también dejarían atrás el modelo de éxito de la Liga Iberdrola. Nace así otro punto de conflicto de final incierto, que podría terminar en los tribunales.

LA COPA DEL REY

Diez equipos de Preferente

La nueva Copa del Rey salió adelante con 91 votos a favor, dos en contra y una abstención. En el torneo -que arrancará el 18 de diciembre y durará cinco meses- participarán 116 equipos (incluso de Preferente, Tercera y los semifinalistas de la Copa Federación en una primera eliminatoria), con seis rondas a partido único antes de las semifinales, que se jugarían el 12 de febrero y el 4 de marzo. Esa será la única ronda a doble partido. Los encuentros en los que tomen parte algún club profesional deberán disputarse en césped natural. El presidente de la Liga, Javier Tebas, ya alertó de que el producto se devalúa si se buscan fórmulas que compliquen la presencia de los grandes en las últimas rondas.

La Supercopa

Final Four fuera de España

Con 94 votos a favor, dos en contra y dos abstenciones salió adelante el nuevo formato de Supercopa. Pero puede terminar en los tribunales porque algunos clubes, como el Valencia, ya advirtieron de que el cambio no se podía imponer así cuando había unas normas de competición anteriores.

La Supercopa se jugará en enero entre los dos finalistas de Copa de la presente temporada y los dos primeros clasificados en Liga -los cuatro entrarán en la Copa en dieciseisavos-. En caso de coincidencia, se completará la Supercopa con equipos de la Liga por orden de clasificación.

Otro de los focos polémicos radica en la sede. Rubiales utilizó todos sus resortes para que el Girona-Barça de Liga no se disputase en Miami, pero ahora quiere llevar los tres partidos del nuevo torneo al extranjero. Una opción pasa por que la sede sea Arabia Saudí. La Supercopa se jugará entre el 8 y el 12 enero.

Rubiales prometió un mínimo de 1,8 millones de euros para cada participante, y reconoció que Barça y Madrid lograrán más por su caché internacional. Se trata de otro de los puntos en conflicto, pues no prima los méritos deportivos con los que los clubes acceden al torneo. «Habrá tres tipos de ingresos. En el deportivo: la FEF va a poner 5 millones por participar. Por participar se llevará cada uno 800.000 euros. El semifinalista un 1,4 y el ganador 2 millones. Los ingresos comerciales de equipos como el Madrid o el Barcelona no son iguales que los de otros equipos», argumenta Rubiales.

NUEVO CALENDARIO

Primera y Segunda unifican el final de la temporada

También se aprobó un nuevo calendario en el que -además de los dos domingos que se usarían para la nueva Copa- la Primera y la Segunda se iniciarán y finalizarán a la vez. El play off de ascenso queda para los fines de semana de los domingos 31 de mayo, 7, 14 y 21 de junio, cuando ya se esté disputando la Eurocopa multisede que incluye a Bilbao.

La Segunda B y Tercera se disputarán del 25 de agosto al 17 de mayo en su fase regular, mientras que la fase de ascenso será entre el 24 de mayo y el 28 de junio. No habrá partidos el fin de semana del domingo 29 de diciembre y los compromisos de la selección obligarán a parar la competición en septiembre entre las jornadas 3 y 4, en octubre entre la 8 y la 9, y en noviembre entre la 13 y la 14.

FÚTBOL FEMENINO

Un formato que termina con el éxito de la Liga Iberdrola

También fue aprobado el nuevo modelo de competición de fútbol femenino. Según el plan de Rubiales contra la Liga Iberdrola -que creció casi de la nada con el apoyo de LaLiga- la federación tutelará dos divisiones. La primera estará integrada por entre 8 y 16 equipos y la segunda con entre 8 y 32 equipos. Rubiales utiliza como arma un derecho de veto. Porque los conjuntos femeninos que no disputen esa competición no podrán acceder a la las competiciones internacionales organizadas por la UEFA o la FIFA. Y, además, sus clubes podrían ser denunciados ante instancias internacionales. La segunda división quedará distribuida en dos grupos distribuidos por criterios geográficos. Los ascensos y descensos se dirimirán por sendas liguillas.

«Volvemos al Villarato, a que no haya libertad»

Álvaro Moya, Presidente de la UD Los Barrios, de Tercera División, fue uno de los protagonistas de la asamblea de la federación.

Además de votar en contra a todas las propuestas, Moya intentó debatir con Rubiales sobre la organización de los grupos de Tercera. Y eso provocó uno de los momentos de más tensión de la asamblea. El presidente de la RFEF le negó la palabra y no le permitió que hablase tras contestar una de las preguntas de otro asambleísta: «Yo dirijo esto y aquí no hay alusiones», dijo Rubiales. La contundente respuesta no le sentó bien al presidente de Los Barrios. «Volvemos al Villarato a que no haya libertad de expresión», espetó en un corrillo. «Con educación se puede discrepar para llegar a acuerdos y hay que escuchar a los clubes, que somos la razón de ser de la federación, y tampoco echarnos en cara que fuéramos a una reunión de la Liga», añadió Moya, que es delegado de Andalucía Occidental de Proliga, la entidad enfocada en el fútbol modesto y afín a Tebas.

«Si elegimos ir a una reunión [con Tebas] porque la Liga la convocó antes, como se puede ver por mail, y luego ellos ?la Federación? convocaron otra, los clubes tenemos la libertad de decidir dónde queremos estar, de escuchar todas las opiniones y al final exponerlas en el mayor órgano federativo del fútbol español», razonó. 

El Valencia amenaza con denunciar a la Federación si cambia el formato de la Supercopa

Europa Press

El nuevo formato podría pasar a ser una 'Final Four' y con la posibilidad de hacerlo fuera de España

El Valencia se ha mostrado en contra del posible cambio de formato de la Supercopa de España que se someterá a votación en la Asamblea General Extraordinaria de la RFEF este lunes 29 de abril y se reserva el derecho a emprender acciones legales contra la federación en caso de que se apruebe tal modificación.

De momento el club valencianista ha enviado a la RFEF un burofax en el que advierte sobre la «posible ilicitud» de la alteración de las bases de la competición en cuestión en la actual temporada, reservándose el ejercicio de las «acciones legales» en defensa de sus «legítimos derechos e intereses» en caso de que el nuevo formato sea aprobado.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Rubiales impone su modelo