Póker de títulos gallegos y rumbo al profesionalismo

El coruñés igualó las cuatro victorias de Íñigo Bellido y apura su máster de Caminos para optar a los principales circuitos


Poco después de ganar en el Club de Golf Ría de Vigo su cuarto título del Campeonato Gallego absoluto amateur, Andrés Freire (A Coruña, 1993) recibió una primera felicitación. «Acabas de superar mis tres victorias», le adelantó el domingo Joaquín Calatayud, que se había impuesto en los años 1991, 1994 y 2009. Lo que no sabían ninguno de ellos es que el póker de triunfos iguala el récord que enlazó Íñigo Bellido Fonseca entre 1987 y 1990. Y así quedará el récord durante un tiempo, porque Andrés Freire se pasará a final de temporada al profesionalismo. Con toda la prudencia y el sentido común que acompaña sus pasos como jugador. Primero estudió y disfrutó del golf, y ahora se prepara para abandonar el campo amateur con su grado de Ingeniería de Caminos finalizado y a punto de completar el proyecto de fin de máster que cierra sus dos últimos años de especialización.

«El Gallego absoluto es el campeonato que más me ilusiona y con el que más me identifico. Mi torneo fetiche. Porque en los últimos nueve años solo lo dejé de disputar una vez, al tener la Selectividad, y gané cuatro títulos, fui segundo tres veces y tercero otra más tercero», explica Freire, que venció en el Ría de Vigo con 209 golpes (-7), con once de ventaja sobre el madrileño Julio Moreno Mendoza, después de que Adrián Martínez, que era segundo al finalizar la jornada del sábado, no pudiese jugar el domingo por tener que estar presente en una mesa electoral. Antes, Freire se había impuesto en otras ediciones del Gallego en La Toja, A Zapateira y Larín. Con hándicap positivo 1,7, ganó el domingo en Domaio un torneo que elevó su nivel, con siete jugadores con hándicap positivo y participantes de varios puntos de España, ante el reclamo de que el torneo puntuaba para el circuito mundial amateur.

Hace un año, ya con el salto al campo profesional en mente, Andrés Freire integró junto a Adrián Martínez y Manuel Hernández el Proyecto EuroGalicia. Un equipo que pretendía aprovechar sinergias y conocimientos entre varios jugadores en la antesala del salto al campo profesional. «Aquel intento de acercar el golf de alto nivel a la sociedad, con la ayuda de la Federación Gallega, se paró, pero la experiencia adquirida podría hacer que se retomase en el futuro con otros jugadores amateurs y profesionales», explica Freire.

Hoy cumple 26 años. En este 2019 espera dar otro salto de madurez como jugador. «Estoy más liberado en cuanto a los estudios y espero seguir mejorando. El año pasado fue un golpe de realidad. Aunque llegué con opciones a la última ronda de la primera fase de la escuela de clasificación del circuito europeo sin estar a un buen nivel», explica el jugador coruñés. En otoño repetirá en la criba del European Tour, jugará en diciembre la escuela del Alps y tratará luego de jugar el mayor número posible de torneos profesionales en España. «Cuando dé el salto tengo que buscar apoyos y crear un buen grupo de trabajo. Y trabajar duro», concluye Freire.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Póker de títulos gallegos y rumbo al profesionalismo