Rafa Nadal empieza a carburar en tierra

Enric Gardiner

DEPORTES

ALEJANDRO GARCÍA | EFE

Derrotó en los cuartos de final a Jan-Lennard Struff

26 abr 2019 . Actualizado a las 20:13 h.

La derrota de Rafael Nadal ante Fabio Fognini en las semifinales del Masters 1.000 de Montecarlo va a provocar que a cada paso que el balear dé sobre tierra, una lupa opere sobre él, comprobando su estado para apreciar cualquier bajón o subida. Una lupa que se acercará a él cuando los partidos vengan torcidos y toque reconducirlos a base de trabajo, como en el debut en Barcelona ante Leonardo Mayer, pero que también apreciará cuando Nadal brille de nuevo como en el encuentro de cuartos de final ante Jan-Lennard Struff.

El alemán se presentó a su primer examen ante el de Manacor y salió escaldado del Real Club de Tenis Barcelona en un encuentro que se saldó por 7-5 y 7-5 en una hora y 43 minutos y que sirve para que Nadal pise las semifinales del Open Banco Sabadell por duodécima vez.

Pese a llevar diez años en el circuito, el reto de enfrentarse a Nadal era nuevo para Struff, número 51 del mundo, buen sacador y cañonero, amante de los puntos cortos. Después de derrotar a Hugo Dellien, David Goffin y un decepcionante Stefanos Tsitsipas, finalista aquí el año pasado, Struff afrontó el mayor desafío del tenis, Nadal en tierra. Solo faltaban los cinco sets para darle ese cariz de imposible.