El Leyma quiere sonreír en su despedida en casa

Los de Aranzana buscan ante el Huesca ofrecer una última victoria a su afición


Ha sido una temporada llena de problemas y todo tipo de contratiempos. Nadie guardará un buen recuerdo en A Coruña del curso baloncestístico 2018-2019, pero el objetivo que se han marcado los naranjas es sellar todo este mal tiempo con una buena cara.

Será el último partido en casa del Leyma antes de marcharse de vacaciones anticipadas después de jugar el último partido del curso en Vitoria ante el Araberri, actual colista de la Liga.

Los de Gustavo Aranzana, a falta de dos jornadas, se han quedado ya sin objetivos. Con la permanencia asegurada y las opciones de clasificarse para la fase de ascenso agotadas, solo el brindarle a la grada un último recuerdo agradable de un curso aciago se presenta como elemento motivador.

Sobre el parqué estará un rival que no querrá echar el telón a su temporada a principios de mayo. El Levitec Huesca saltará hoy (21.00 horas) al Palacio de los Deportes de Riazor con las esperanzas de poder asaltar los puestos de play-off. Los oscenses son décimos, a sola una victoria de dar caza al Palencia, octavo clasificado y último con el pasaporte momentáneo para seguir compitiendo más allá de la liga regular.

El entrenador de los coruñeses es consciente de que no será fácil el homenaje a la afición coruñesa. Aranzana espera un rival «muy agresivo en las líneas, exteriores penetrando y generando ventajas». El preparador destacó en la rueda de prensa previa al duelo el poderío del adversario en la pintura. «Tienen dos interiores muy grandes y hacen daño en el rebote ofensivo».

En el Básquet Coruña, contrasta el sinsabor que supone la orfandad de retos deportivos con el alivio de saberse equipo de LEB Oro para la próxima temporada tras ganar al Lleida tras el tremendo palo anímico que supuso dejarse remontar 21 puntos en siete minutos ante el Castellón. Aranzana se queda al menos con la satisfacción de haber sabido reaccionar. «El club debe de estar en LEB Oro, que es donde se merece estar».

El entrenador hizo también sus cuentas y se marcó el objetivo simbólico de alcanzar las 14 victorias, algo que lograrían venciendo al Huesca en el Palacio y al Araberri a domicilio. «Tenemos la posibilidad de hacer 14 victorias, si lo logramos haríamos una menos que el año pasado. El año pasado con 15 estuvimos en el play-off siendo octavos. Pero bueno, la competición este año nos ha puesto en otro sitio».

La de hoy será la ocasión para despedir a la plantilla. Un equipo que buscará dejar atrás su gafe el próximo curso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Leyma quiere sonreír en su despedida en casa