Estreno sufrido de Nadal en Barcelona

El balear anula un naufragio ante el argentino Leonardo Mayer


Unas rachas de viento y un Leonardo Mayer entonado fueron los primeros obstáculos con los que Rafael Nadal tuvo que lidiar en su estreno en la tierra batida de Barcelona. El viento, peligroso compañero, ya hizo sufrir al español en el infausto torneo de Montecarlo, pero Mayer que, a priori, no asustaba demasiado, se convirtió en una roca difícil de superar. Tan difícil que Nadal vio rota su racha de treinta sets consecutivos en la ciudad condal y tuvo que remontar al argentino para lograr el acceso a la siguiente ronda del torneo barcelonés (6-7 (7), 6-4 y 6-2) en dos horas y 52 minutos.

No perdía un parcial en el Real Club de Tenis Barcelona desde que cayera derrotado con Fabio Fognini en 2015. Desde entonces, treinta sets seguidos, solo dos 'tie breaks' y solo dos 7-5 en su andadura hacia los últimos tres títulos en Barcelona.

En este 2019, busca la duodécima corona y Mayer, número 63 del mundo, cerca estuvo de alejársela. El argentino conoce a Nadal, ha jugado varias veces con él y ya le puso en apuros en el pasado. El inicio de partido igualado no sorprendía, condimentado además con las rachas de viento. Que Nadal se pusiera en posición de sacar para cerrar el primer parcial, fallase y acabase entregando la manga en el desempate tras perdonar tres puntos de set ya sí asustó un poco más. Lo hizo porque en la retina aún está presente la derrota ante Fabio Fognini en Montecarlo. Tan inesperada y prematura como lo hubiera sido otra aquí en Barcelona, uno de sus torneos fetiche.

Nadal recompuso su tenis, afrontó el problema y sin un tenis demasiado bonito devolvió el río a su cauce. Mayer no es conocido especialmente por su sangre fría. Al contrario, siempre se le recuerda aquel encuentro en Shanghái en el que desperdició seis puntos de partido contra Roger Federer. Cuando el partido fue avanzando, los nervios se le presentaron y ahí Nadal mata. Una rotura a las primeras de cambio fue suficiente para inclinar el segundo set. En el tercero, Mayer también comenzó sacando, cogiendo cierta ventaja psicológica, pero el balear encadenó un juego sublime con 2-2 que culminó con un 'passing shot' que le entregó el 'break'.

Mayer no pudo más con la presión de una pista rendida al campeón y un encuentro que acariciaba las tres horas. Extenuante en lo físico y en lo mental. Nadal abrochó los últimos tres juegos y finiquitó un debut que durante muchos minutos amenazó con naufragio.

Su rival será el alicantino David Ferrer, que en el penúltimo torneo de su carrera sigue vivo e inclinó a Lucas Pouille (6-3 y 6-1) para emplazar el enfrentamiento más esperado del torneo. Nadal y Ferrer se medirán hoy por ocasión número 32, siendo una de las más especiales porque puede ser la última. En todos estos años, Nadal ha conseguido 25 triunfos por los seis de Ferrer, en tanto que en Barcelona se han medido cinco veces, siempre con victoria para el de Manacor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Estreno sufrido de Nadal en Barcelona