Fognini destroza a Nadal

Enric Gardiner COLPISA

DEPORTES

ERIC GAILLARD | REUTERS

El italiano cansa al balear a base de golpes ganadores y despide al once veces ganador del torneo de Montecarlo

20 abr 2019 . Actualizado a las 19:50 h.

El reinado de Rafa Nadal en Montecarlo llegó a su fin de la mano de un magnífico Fabio Fognini. Incontestable, poderoso, bello. Así fue el tenis de un italiano que vació al español a base de golpes ganadores y potencia. Más parado de lo normal, Nadal se dedicó a aguantar el vendaval y no pudo responder al tenis de ataque que el transalpino propuso y con el que se llevó las semifinales (6-4 y 6-2) para jugar la primera final del Masters 1.000 de Montecarlo en su carrera.

Siempre Fognini ha sido un rival que se le ha atragantado a Nadal sobre una pista de tenis. Lo ha sido sobre arcilla y lo fue en pista dura. Suya es la única remontada que le han hecho a Nadal tras ir dos sets a cero arriba en un Grand Slam. Le ocurrió en 2015 y fue un accidente catastrófico, pero desde entonces llegaron seis victorias consecutivas para el español. Sin embargo, ninguna de ellas era motivo para confiarse este sábado. Ni lo era el hecho de que el día anterior estuviera prácticamente con pie y medio fuera contra Borna Coric, ni su brazo derecho duramente vendado ante el croata. Fognini siempre juega con esa mística de poder perder haciendo dos juegos o ganar pasando por encima y en Montecarlo, territorio nadaliano, tocó la segunda versión.

El italiano comenzó como lo hizo Guido Pella en cuartos de final, quebrando el servicio de Nadal. Lo que el viernes se tomó como un aviso, esta vez lo era el doble. Fognini comenzó el show de golpes ganadores, derechas paralelas y ataques dañinos. Un espectáculo fuera y dentro de la cancha, porque igual que lograba un punto magnífico, recibía una advertencia del árbitro por tirarle una pelota. Instantes antes se quejaba de que una caída de toalla le había despistado en un punto, pero ni siquiera eso le sacaba del partido. Incluso aunque Nadal tomara ligeramente la delantera con 3-1, todo se jugaba en la raqueta del artista de San Remo.