El Estudiantes ridiculiza al Breogán

Los lucenses dieron una triste imagen en el WiZnik Center en otra final por la permanencia: 95-62


Estudiantes: Brizuela (10), Cook (3), Caner-Medley (27), Whittington (4), Vicedo (3) -quinteto inicial-, Etou, Clavell (15), Hakanson (4), Suton (20), Lampropoulos (8), Artega (1) y Sola.

Breogán: McCallum (26), Löfberg (3), Brown (6), Redivo (2), Gerun (8) -quinteto inicial-, Cevtkovic, Arco (3), Belemene (1), Sulejmanovic (5), Díaz (2) y Ochefu (6).

Parciales por cuartos: 23-11, 24-18, 25-17 y 23-16

Incidencias: 9.215 espectadores en el WiZnik Center. Algo más de un centenar, seguidores del Breogán.

LLos nervios, la presión o quizás la falta de talento llevaron al Cafés Candelas Breogán a completar un partido infame en la cancha del Movistar Estudiantes. La paliza (95-62) le mantiene en los puestos de descenso y acentúa de manera considerable las sospechas sobre su permanencia en la Liga Endesa. El equipo estudiantil había perdido los cuatro últimos partidos y parecía la víctima ideal para emerger, y ahora lo pierde prácticamente de vista en la carrera por la salvación.

La canasta a placer de Löfberg que abría el marcador fue un espejismo en el desierto de juego de los breoganistas, totalmente perdidos en defensa, sin dinamismo ni ideas en ataque y con paupérrimos porcentajes de acierto en los lanzamientos: 33% en tiros de 2 (19/48), 39 % en triples (4/21) y 48 % en tiros libres (12/25). Estas estadísticas y los 95 puntos anotados por el Estudiantes son la mejor explicación de la sonrojante derrota.

Un triple sobre la bocina de Clavell disparó en el marcador al Estu al término del primer período (23-11). Justo castigo para un triste Breogán en el WiZnik Center.

Con una canasta de Ochefu y el triple convertido por Brow en el inicio de la segunda manga parecía que el partido recuperaría el equilibrio. Pero nada más lejos de la realidad. Los estudiantiles seguían encontrando muchas fisuras en la estrepitosa y caótica defensa breoganista y enseguida volvieron a despegarse en el marcador con claras ventaja Caner-Medley, el mejor de largo del partido, siguió haciendo estragos en el aro contrario. Amontonaba puntos desde todos los ángulos y muchas veces a placer ante la indolencia de los gallegos. Tras otro buen parcial de 28-14 para los anfitriones, el duelo alcanzaba su ecuador con un marcador de 47-29, la máxima ventaja hasta entonces para el Estudiantes.

Las pocas dudas que pudieran quedar sobre el desenlace desaparecieron en el tercer período, en el que McCallum fue el único decidido a salvar el orgullo breoganista y la diferencia en favor de los colegiales se fue más allá de los 20 puntos. El último cuarto fue un paseo para los hombres Josep María Berrocal y un auténtico calvario para los de Tito Díaz, que acudirán con la soga al cuello al partido de la próxima jornada en el Pazo Universitario ante el Unicaja.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Estudiantes ridiculiza al Breogán