Baño y masaje de Marc Márquez

El español logró su primer triunfo del año de forma aplastante en Termas de Río Hondo, por delante de Rossi y Dovizioso


COLPISA

Marc Márquez logró su primera victoria del año con una superioridad aplastante y hasta insultante. El piloto español y su Honda dominaron el Gran Premio de Argentina desde el primer día que las motos pisaron el asfalto del circuito de Termas de Río Hondo y dejó una sensación de superioridad que supo refrendar en la carrera, a diferencia del año pasado. Un baño en toda regla en la que demostró valentía para atacar desde el principio y temple para saber manejar la diferencia. El segundo puesto de Valentino Rossi, que adelantó a Andrea Dovizioso en la última vuelta, deja líder al español tras la segunda carrera del Mundial.

Si para todos los pilotos es importante salir desde la 'pole', para Márquez quizá es más importante que para el resto. De hecho, el 64% de sus victorias en la máxima categoría (31 de 45) las ha logrado saliendo desde la primera posición de la parrilla. En Argentina fue apagarse el semáforo y el español salió como alma que lleva el diablo en busca del primer triunfo del año con el que recuperar el liderato y ya de paso lanzar un aviso al resto de sus rivales. Especialmente a Andrea Dovizioso y a las Ducati, de las que tanto se ha hablado desde el GP de Catar por culpa del famoso 'spoiler', esa pieza que sirve para refrigerar el neumático trasero, pero que el resto de equipos cree que favorece la aerodinámica de la moto.

Pero en Argentina ni el spoiler pudo frenar a Márquez, que en apenas tres vueltas ya metía tres segundos a sus perseguidores, que más igualados peleaban entre ellos por los dos escalones del podio que iba a dejar el español. Andrea Dovizioso, Jack Miller, Valentino Rossi, Franco Morbidelli y Danilo Petrucci formaban un grupo que se estiraba o se encogía dependiendo de las frenadas y los errores. Por detrás, decepcionantes Maverick Viñales, con una nueva desastrosa salida, y Jorge Lorenzo, que no termina de adaptarse a una moto como la Honda y que físicamente sigue limitado. Mejor les iba a Alex Rins -que salía decimosexto- y a los hermanos Espargaró -Pol y Aleix-, que progresaban con el paso de las vueltas. Por arriba Márquez seguía aumentando su ventaja con el paso de los giros. Siete, diez, doce segundos. Su ventaja era tal que desde el box Alberto Puig se desgañitaba para pedirle calma a su piloto, que iba desatado en pos del triunfo sin dar la sensación de ir al máximo. Las escaramuzas se repetían por detrás, donde cualquier adelantamiento ponía el corazón en un puño a los pilotos y los aficionados. Rossi y Dovizioso se intercambiaban posiciones mientras Alex Rins y su Suzuki se metían en la pelea y, como si fuera un comecocos, iba devorando rivales para meterse de lleno en la batalla por los puestos delanteros.

En el duelo italiano entre Rossi y Dovizioso saltaban chispas. Los dos dejaban pasar las vueltas vigilándose entre ellos esperando para dar el golpe definitivo que les diera la segunda plaza. La Ducati de Dovizioso parecía más rápida que la Yamaha de Rossi, pero el 'Doctor' es perro viejo y pasó muchas vueltas estudiando a 'Dovi'. Hasta que en la curva número 7 sacó el bisturí para pasar a su compatriota y celebrar un segundo puesto -y ya de paso acabar con una racha de diez carreras sin subir al podio- que le da sin querer el liderato a Márc Márquez.

Jack Miller fue cuarto y estuvo enorme Alex Rins, que fue quinto tras haber protagonizado la remontada de la jornada. Alexis Espargaró terminó noveno y su hermano Pol, décimo. Peor le fueron las cosas a Viñales, que se fue al suelo en el último giro tras un toque de Morbidelli cuando iba a sumar un buen puñado de puntos, y a Joan Mir, que tuvo que abandonar por problemas mecánicos. Jorge Lorenzo, lejos de su mejor nivel, terminó duodécimo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Baño y masaje de Marc Márquez