Alonso se acerca al Dakar probando el Toyota con el que venció Al-Attiyah

«Luchas contra cosas que están fuera de tu control. No estás en una zona cerrada como los circuitos, todo puede pasar» relató el piltoto tras bajarse del coche, que le he dejado satisfecho


Fernando Alonso ha dado un paso más en sus posibilidades de disputar el Rally Dakar en un futuro después de probar este miércoles el Toyota Hilux con el que Nasser Al-Attiyah se proclamó campeón de la prueba el pasado mes de enero.

El equipo Toyota Gazoo Racing, con el que Alonso está disputando el Mundial de Resistencia (WEC), difundió varias imágenes del piloto asturiano como copiloto del experimentado Giniel de Villiers, vencedor del Dakar en 2009 y habitual del podio durante los últimos años, antes de rodar juntos por el desierto surafricano.

Alonso, que abandonó la Fórmula 1 el año pasado, sigue enrolado en diferentes competiciones y sus próximas citas importantes serán las 6 horas de Spa-Francorchamps (2-4 mayo) y, sobre todo, las 500 Millas de Indianápolis (26 mayo), donde encara su segundo asalto a la única prueba que le falta para completar la 'Triple Corona' del automovilismo, tras haber conquistado anteriormente las 24 Horas de Le Mans y el GP Mónaco de Fórmula 1.

El asturiano, satisfecho: «Acepta una cantidad de maltrato importante»

«Ha sido divertido, diferente, sobre todo el entender cuanto puede aceptar el coche, que acepta una cantidad de maltrato importante porque vas sobre piedras, saltando, y responde a todo bien», comentó el piloto asturiano tras su primera experiencia en el desierto de Kalahari.

Alonso explicó que después de probar diferentes coches y en competiciones diferentes durante los dos últimos años, esta es «una oportunidad de probar algo muy diferente» a lo que está acostumbrado.

«Esta disciplina en el motor es una de las más complejas. Luchas contra cosas que están fuera de tu control. No estás en una zona cerrada como los circuitos, estás en un espacio abierto, todo puede pasar, te tienes que adaptar, estar centrado durante mucho tiempo porque las etapas son muy largas y bueno, el Dakar es la carrera más dura del mundo», aseguró.

Alonso contó con la ayuda de Giniel de Villiers y su copiloto habitual en Sudáfrica, Dennis Murphy. Sobre sus sensaciones al volante del Toyota Hilux, observó: «Esta posición de conducción es la más alta en la que he estado en un coche de carreras. Es una gran experiencia y estoy muy agradecido a Toyota. Para ellos es como una autopista, pero para mí es bastante duro, con varios saltos aquí y allá, con muchas rocas».

De Villiers agradeció la aportación de Alonso: «Estamos en el desierto de Kalahari y no es el lugar donde sueles ver a un campeón de F1 de manera normal. Es genial que haya venido Fernando aquí con nosotros a probar el Hilux. Es la mejor manera de probar algo tan diferente para él y tan novedoso. Es cuestión de que se acostumbre al terreno, a leer los saltos, las dunas, todo a lo que no está habituado», comentó el piloto sudafricano, ganador del Dakar 2009.

Alonso, doble campeón mundial de F1 (2005 y 2006, con Renault), lidera el Mundial de Resistencia con un Toyota TS050 Hybrid y podría participar en el próximo Dakar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Alonso se acerca al Dakar probando el Toyota con el que venció Al-Attiyah