Luis Enrique: «Llevamos una media de 2,7 por partido, para estar faltos de gol no nos va mal»

El técnico alaba a Ramos y cree que ante Noruega hicieron un partido ofensivamente más completo que en la goleada ante Croacia


colpisa

Luis Enrique participó en el último partido que jugó la selección española en el estadio Nacional Ta'Qali de La Valeta. Fue hace más de 22 años, un duelo de la fase de clasificación para el Mundial de Francia 1998 celebrado en 18 de diciembre de 1996. El asturiano fue titular junto al gran protagonista del encuentro, un Julen Guerrero que anotó un hat-trick para el equipo de Javier Clemente. Pero nadie le preguntó por aquello y si por el histórico 12-1, presente desde que finalizó en Mestalla con victoria el duelo ante Noruega. Si el sábado explicó que gritó por la ventana de la Avenida de Asturias en Gijón, en La Valeta recordó que «lo celebré como cualquier español de esta sala, cantando el Asturias, patria querida (dijo con una sonrisa). La recuerdo como una noche muy bonita de mi época de niño. Entonces no se veían muchos partidos por televisión, aquel mereció la pena. A muchos de los nuestros los tuve en cromos y con algunos tuve la suerte de jugar», rememoró antes de analizar si su rival, Raymond Farrugia, puede usar lo sucedido para espolear a sus jugadores, que vienen de ganar a Islas Feroe. «No sé qué motivación tendrán en Malta. ¿La conspiración? Hay cosas en el fútbol que no hay que darles importancia. Nosotros sí vamos a intentar tener intensidad e irá a por el partido desde el inicio. No nos fijamos en los puestos de la clasificación. Queremos ganar este segundo partido. Ese es nuestro objetivo».

El asturiano consideró «acertado» el análisis hecho por un periodista local que le preguntó si es cierto que España estaba en transición. «Llevamos siete partidos como seleccionadores, tenemos un nuevo grupo de jugadores y estamos en una evolución lógica después de las últimas competiciones», insistió. No quiso adelantar si habría muchos hombres nuevos en el once español ante Malta. «Seguramente habrá cambios y ya veremos cuantos», se limitó a contestar ya que poder ver un octavo once en ocho encuentros en el cargo. «Dependerá de muchos factores, de hecho queda una sesión de entrenamiento. Tenemos que valorar qué partido se dará e infinidad de factores», adelantó.

«No fue un 10 porque faltó acierto arriba»

Uno de los temas que más preocupa a la afición es la aparente falta de gol de la selección aunque el técnico está satisfecho en líneas generales. «Para mí, el partido ante Noruega es mejor que el 6-0 a Croacia, porque hay menos errores, buenas acciones de presión, muy acierto a la hora de colocarnos para el segundo balón... Quedé muy contento tras ver el partido, roza el 9 y no el 10 porque nos faltó suerte y el portero contrario tuvo sus intervenciones. Hay que seguir así», recalcó antes de destacar que España ha marcado en todos los partidos desde junio de 2016 (31 consecutivos) y que bajo su mando llevan 19 goles en 7 encuentros. «El debate de la falta de gol me llega. Ojalá sigamos con esa falta de gol, con tantos partidos marcando. Llevamos en estos siete partidos 19 goles a favor. En los últimos siete partidos llevamos diecisiete goles, una media de 2'7 goles por partido. En la Liga el que más lleva es el Barça con 2,6. Para estar faltos de gol, no está nada mal. Me gusta que se animen los centrocampistas y los delanteros. Para que pueda marcar cualquier jugador, todos se tienen que involucrar, hasta el portero. A veces le necesitamos para generar superioridad en la elaboración. Pero después defienden los once. Atacamos todos y defendemos todos. Esa es nuestra idea general», insistió. Además explicó que los cambios de posición entre los tres jugadores ofensivos (Morata, Rodrigo y Asensio en Mestalla) son vitales en su idea de fútbol. «La movilidad en esas posiciones va en función del partido. Es recomendable que lo hagan. En principio a mí me gusta que los delanteros tengan movilidad. Es recomendable, tienen perfiles distinto. Hay que ocupar espacios para atacar de forma ordenada. La confianza vale para todo: los delanteros, los centrocampistas, los defensas, los porteros, los entrenadores... La confianza en esto del fútbol profesional se la tienen que ganar a diario y es lo que intento que hagan los jugadores».

Ramos, «ejemplo» para el resto

En la pequeña sala de prensa del estadio maltés estaban el director deportivo José Francisco Molina y el psicólogo Joaquín Valdés escuchando la comparecencia del asturiano que destacó a Sergio Ramos. «No necesita mis elogios. Una de las grandezas de Ramos es que sus condiciones son únicas pero su personalidad va aún por encima de ese nivel top. Es un líder y un jugador diferente en el vestuario, entrenamiento, gimnasio.... Es un ejemplo en todo lo que significa cuidarse. Por eso lleva 162 partidos, no sé cuántos goles, títulos... Sólo me saca 100 internacionalidades (bromeó). Es que hablamos de valorar algo muy difícil de encontrar», dijo antes de cruzar los dedos cuando le recordaron la efectividad del capitán a la hora de lanzar los penaltis. «No se habla de eso, y menos en rueda de prensa. Todo es consensuado. En función de lo que yo veo y del momento. Ponemos una lista pero a veces es una tontería porque a veces ese jugador no tiene confianza. Decidimos antes del partido pero el jugador tiene la libertad, y a veces es importante decir al compañero que no estás con confianza que aceptar la responsabilidad. Todo vale en fútbol. No hay ningún problema en ese sentido».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Luis Enrique: «Llevamos una media de 2,7 por partido, para estar faltos de gol no nos va mal»