El disfrute de la naturaleza frente a los presagios y problemas


Ha llegado el momento del inicio de una nueva temporada de pesca fluvial. Lamentablemente, seguimos arrastrando los efectos de las sequías encadenadas en los años 2016 y 2017.

Se puede decir sin temor que el año 2018 fue, en términos generales, una temporada desastrosa y nada hace presagiar, salvo milagro, que esta del 2019 vaya a ser mucho mejor. Los ríos y sus habitantes, además de todos los problemas y maltratos que vienen arrastrando de años anteriores, se han visto especialmente afectados por las sequías indicadas. Estos problemas han sido agravados en muchos cauces tras el arrastre de cenizas debido a la fatídica ola de incendios de finales del año 2017. En cuanto a la jornada de arranque, los pescadores, año tras año, siempre la esperamos con mucha ilusión, ya no solo por las capturas soñadas, sino por todo lo que significa la sensación de libertad, aventura y compañerismo que aporta la pesca.

Para capturar a la escurridiza trucha, es obligado asumir los tiempos y rituales que marca la naturaleza, olvidarnos de nuestras normas y formar parte de todo ese mundo salvaje y natural que aún encierran nuestros ríos. Esto es lo que realmente engancha de este deporte.

Los ríos bajan con caudales óptimos para la pesca, pero el día frío y revuelto no proporcionó la mejor situación para que las pintonas (truchas) estuviesen por colaborar con el pescador porque, aunque estuvo cubierto y eso podría haberlo hecho más apetecible para ellas, el viento del norte no fue precisamente una ayuda para comenzar con un buen día de pesca.

Jorge García Duarte es el secretario de la Asociación Deportiva de Pesca Santa Comba Xallas

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

El disfrute de la naturaleza frente a los presagios y problemas